Se cumplen 40 años de su fallecimiento de Bon Scott, el cantante de AC/DC, el gran misterio del rock’n’roll

El 9 de febrero de 1980, Bon Scott ofreció su última actuación con AC/DC en el programa de Televisión Española Aplauso, que se grababa en la sala Joy Eslava de Madrid. El primer cantante de la banda de los hermanos Young (oficial, ya que hubo otros vocalistas fugaces antes que él) estuvo como siempre, lúbrico e irresistible, en plena forma. Pero diez días después perdió la vida en el interior de un coche aparcado en una calle de Londres.

Igual que los casos de Jimi Hendrix y Jim Morrison, el misterio de la muerte de Bon Scott es el «¿quién mató a Kennedy?» del rock. En la autopsia que se le practicó tres días después de morir, el forense concluyó que el artista había fallecido por muerte accidental: «Este joven de enorme talento era un bebedor habitual y dado a los excesos, que falleció como consecuencia de una intoxicación etílica aguda tras haber consumido una cantidad muy elevada de alcohol».

Desde entonces ha habido varias teorías, algunas de ellas muy conspiranoicas, acerca de su muerte. Una de ellas fue plasmada en el libro «The last highway: the untold story of Bon Scott’s death», publicado hace dos años. Su autor, Jesse Fink, asegura que Alistair Kinnear, la persona que estuvo con él toda la noche, era traficante de droga y trató de ocultar que había sufrido una sobredosis de heroína.

Bon Scott era muy, muy alcohólico, pero nuna se supo que le gustara la heroína. Entonces, ¿cómo pudo pasar lo que pasó? ¿Quién era Alistair Kinnear?

La tarde de aquel 19 de febrero, Kinnear recibió una llamada de la manager de The Only Ones (también era la mujer de su líder, Peter Perrett), invitándole a un concierto del grupo de su hermana, Lonesome No More, en el club The Music Machine de Camden Town. Así que llamó a su amiga Silver Smith para preguntarle si quería ir con él. Ella le contestó que ya tenía planes, pero que se lo diría a su novio por si le apetecía. Ese novio no era otro que Bon Scott.

Ya conocía a Kinnear, así que se apuntó al plan y se fue con él al Music Machine. Tras pasar la noche de fiesta se marcharon juntos, pero Scott estaba tan borracho que Kinnear decidió meterlo en su coche y llevarle a casa. Al llegar, el cantante se había quedado inconsciente. Kinnear le cogió las llaves de su piso y subió a abrir la puerta. Pero cuando bajó a recoger a su amigo, se dio cuenta de que se había dejado las llaves dentro.

Según declaró a Classic Rock tiempo después, Kinnear llamó por teléfono a Silver Smith para pedir ayuda. «Ella me pidió que me lo llevara a mi casa, así que eso es lo que hice. Conduje hasta mi piso e intenté sacarle del coche, pero yo también estaba un poco borracho, y pesaba demasiado para cargar con él». Entonces volvió a llamar a Smith, que no se alarmó por la situación debido al historial alcohólico de Scott. «Alistair me preguntó qué podía hacer y, como eso había pasado muchísimas veces, le dije que le bajara unas mantas para dejarle dormir en el coche», relató ella misma tiempo después en una entrevista. «Bon nunca había estado en aquel apartamento, así que le dije que le dejara una nota diciendo qué piso era el suyo para que cuando se despertara pudiese subir».

«Tumbé el asiento delantero para que pudiera recostarse, le tapé con una manta, dejé una nota con mi dirección y mi número de teléfono, subí como pude las escaleras y me fui a la cama. Serían como las cuatro o las cinco de la mañana», aseguraría Kinnear, que no volvió a preocuparse por Scott hasta pasadas varias horas. «Dormí hasta las once, hora a la que me despertó un amigo, Leslie Loads. Tenía tanta resaca que le pedí que fuese a ver cómo le iba a Bon. Eso hizo, y me dijo que el coche estaba vacío, así que me volví a dormir pensando que Bon se había despertado y había cogido un taxi para volver a su casa. Aquella tarde, sobre las siete y media, bajé a mi coche con la intención de ir a ver a mi novia, y me asusté al ver a Bon tumbado en el asiento delantero, evidentemente en muy mal estado y sin respiración».

Bon Scott

Scott llegó si vida hospital. «Al día siguiente, Silver vino a verme», contaría Kinnear. «Me dijo por primera vez que Bon había estado recibiendo tratamiento por problemas de hígado, pero que se había saltado sus últimas citas con el médico. Ojalá lo hubiera sabido a tiempo… Verdaderamente me siento responsable por la muerte de Bon. Qué poca vista tuve. Lo habría llevado al hospital en cuanto se quedó inconsciente, pero en esos días de excesos, el quedarse inconsciente era común y no parecía algo por lo que hubiera que alarmarse».

El destino de Scott parece fruto de una gran fatalidad, pero según asegura Jesse Fink en su libro, Alistair Kinnear era un camello de heroína y le suministró una dosis letal accidentalmente. «La única duda que tengo es si Scott murió en el coche o si lo hizo antes, y luego lo metió Kinnear y las otras personas que estaban con él (probablemente tres) en el coche», asegura el autor.

Fink incluso llega a insinuar que los otros miembros de AC/DC pudieron tener algo que ver: «Bon y los hermanos Young no tenían una buena relación. El vocalista estaba sopesando la idea de abandonar el grupo a finales de 1979». Pero el guitarrista Malcolm Young respondió así a su delirante teoría. «Llegué a leer que hubo un encubrimiento. Dios mío, pensé, ¿cómo podemos nosotros ejercer tal poder, llegar allí y apoderarnos de las leyes británicas y todo lo que tiene que ver con un fallecimiento? Es increíble».

AC/DC, durante la sesión de fotos de «Highway to Hell»
AC/DC, durante la sesión de fotos de «Highway to Hell» – ABC

También se especuló con la hipotermia como causa de la muerte de Scott, pero las temperaturas de aquella madrugada fueron inusualmente altas para la época del año. Así que la intoxicación etílica y/o la asfixia con un vómito (recordemos que Kinnear lo recostó hacia atrás en el coche) parecen la explicación más lógica. Pero aun así, siguen quedando cabos sin atar.

Colin Burgess, por entonces baterista de AC/DC, estuvo en el club The Music Machine aquella noche y coincidió con su compañero poco antes de que se marchase con Kinnear. «Yo sabía de sobra cómo era Bon cuando estaba excesivamente borracho, y ese día no lo estaba. Mucho menos como para morir por ello. ¡Venga ya!», exclamó en una entrevista con una radio canadiense. Lo mismo dijo Billy Duffy, el futuro guitarrista de The Cult, que también se pasó por el Music Machine: «Ya lo había visto en persona en un concierto, así que no tuve ninguna duda, era él».

Kinnear, que vivió en Estepona durante unos años, se llevó varias claves a la tumba cuando murió en 2015. Entre la primera y la segunda llamada a Silver Smith pasaron dos horas, y la distancia entre su casa y la de Scott era de apenas unos minutos en coche. ¿Por qué tardó tanto en pedir ayuda? ¿Estuvo dudando acerca del plan a seguir al ver que su amigo había muerto de sobredosis? ¿Por qué no llevó a Scott a casa de Smith, que también vivía cerca y podría haberle ayudado a sacarlo del coche? ¿Quién era Leslie Loads, y por qué dijo que el coche estaba vacío cuando se acercó a ver al cantante a las once de la mañana? Y sobre todo, ¿por qué ese tal Loads nunca fue interrogado por la policía? Es más, ¿quién es Leslie Loads? Nadie lo sabe.

Bon Scott, con su compañero y amigo Angus Young
Bon Scott, con su compañero y amigo Angus Young – ABC

FUENTE

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.