Carta del Cronista de Maracaibo, Dr. Julio Portillo al Alcalde de Maracaibo

Carta del Cronista de Maracaibo, Dr. Julio Portillo al Alcalde de Maracaibo
Maracaibo, 4 de septiembre del 2019

Sr. Willy Casanova
Alcalde de Maracaibo
Ciudad.-

Señor Casanova:

No he sido sorprendido por la decisión ordenada por Usted a la Cámara Municipal de sustituirme como Cronista de Maracaibo, designación que hube de recibir el 3 de diciembre del 2018, previo Concurso convocado por el Concejo Municipal de Maracaibo con un jurado calificado de representantes de la Academia de Historia del Estado Zulia, la Universidad del Zulia y el Acervo Histórico del Estado Zulia. Los actos arbitrarios que el régimen con anterioridad, había hecho análogamente con Gobernadores, Alcaldes, Asamblea Nacional, Fiscal General de la República, Jueces y otros funcionarios, preveía lo que se ha hecho con mi persona.

Cronista de Maracaibo ad honorem, he sido, mucho antes de la designación efectiva, porque siendo muy joven fui escogido Secretario Ejecutivo del Cuatricentenario de Maracaibo en 1969; al ser Presidente de la Fundación Zuliana para la Cultura, que agrupa a los zulianos residenciados en Caracas durante varios años; al ser defensor público de la gaita zuliana cuando este género musical nativo fue atacado por Radio Caracas Radio; cuando por mi iniciativa se colocaron estatuas del General Rafael Urdaneta en Ciudad Bolívar y de Rafael María Baralt en Caracas y Santo Domingo, República Dominicana.

Cronista de Maracaibo, había sido, cuando durante seis años trabajé ad honorem al recuperar para la ciudad el Museo Arquidiocesano, al ser autor de obras, a saber: Gárgolas de Maracaibo, los dos tomos del Glorioso Ayer(1870-1970) que constituyen el rescate de la memoria fotográfica de la ciudad en cien años; la Faz de Urdaneta sobre la iconografía del héroe; Momentos solemnes del Zulia en el siglo XX, una antología de la oratoria y la elocuencia zulianas; Zulia, la primera patria, una especie de enciclopedia de los temas más emblemáticos de nuestra región; Cuando el arte se hace pasión, sobre la vida y obra de nuestro pintor Manuel Puchi Fonseca; Rafael María Baralt, biografía ilustrada e iconografía.

Cronista de Maracaibo lo fui, al colaborar con los habitantes del Barrio El Marite en su traslado desde las Playitas hasta su actual ubicación. Al darle el nombre de Nueva Independencia al defender un barrio que estaba siendo víctima de atropellos. Al ser el organizador del traslado de los restos del prócer Venancio Pulgar al Panteón Regional del Zulia. Al convocar a los dueños de viveros y agrónomos de la ciudad para rescatar el Jardín Botánico de Maracaibo. De todo esto hay constancias en los diferentes diarios de la ciudad, hoy lamentablemente cerrados por la crisis general que vive Venezuela.

Cronista de Maracaibo he sido al ser designado Orador de Orden en diversas oportunidades para conmemorar fechas históricas de la ciudad. Al traer desde París el Acta de Defunción del General Rafael Urdaneta y donar al Museo de su nombre, varios objetos pertenecientes al héroe.

Cronista de Maracaibo lo he sido también, al dirigirme a Usted, primero para felicitarlo caballerosamente al inicio de su gestión por el rescate del centro de Maracaibo y cuando le solicité lo mismo que  a la Presidenta del Concejo Municipal, varias veces audiencia sin que tuvieran Ustedes la cortesía de contestarme, para plantearles la necesidad de preparar la conmemoración del Bicentenario de la Independencia de Maracaibo, el Museo de Bellas Artes, un Mirador para la ciudad, el Faro del Puerto, la reorientación del Mercado de Las Pulgas, el rescate definitivo del Jardín Botánico, la recuperación del Templo de San Felipe Neri y otras obras que tienen que ver con el patrimonio histórico de la ciudad capital del Zulia.

Cronista de Maracaibo, con anticipación a mi designación oficial, lo he sido al recibir público reconocimiento por mis actuaciones por la Gobernación y Consejo Legislativo del Estado Zulia, la Alcaldía y el Concejo Municipal de Maracaibo, la Universidad del Zulia, la Universidad Rafael Belloso Chacín, el Rotary Club, el Colegio de Abogados del Estado Zulia, el Club de Leones, la Arquidiócesis de Maracaibo, la Universidad Alonso de Ojeda, los Partidos Políticos Copei, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular y Primero Justicia, las Cámaras de Comercio, Construcción, Industriales y Alimentación de Maracaibo. Por las Academias de Historia y de Ciencias Jurídicas donde ocupo los sillones No. 1 y No. 6 como Individuo de Número.

Cronista de Maracaibo, he sido, como Curador y Presentador de obras como el Diccionario General del Zulia, de los autores Luis Guillermo Hernández y Jesús Semprun Parra, de la Biografía de Maracaibo de Alfredo Tarre Murzi,  y de Unos y Otros de Ciro Urdaneta Bravo. Como columnista de los Diarios Panorama, La Columna, La Verdad, Crítica, El Regional y Versión Final.

No he podido callar sobre la grave situación que atraviesa Maracaibo y el Zulia todo, por falta permanente de electricidad, agua, gas, transporte efectivo, inseguridad, aseo urbano, efectivo monetario y por otras calamidades que a Usted le constan y sobre las cuales ha permanecido increíblemente callado como Alcalde, en vez de verlo reclamarle al gobierno nacional el que dotara de plantas potalizadoras a Puerto La Cruz, Isla de Margarita, Punto Fijo y La Guaira y olvidara a Maracaibo.

Yo tengo reciedumbre. Usted de este servidor no conseguirá “rodilla en tierra” como suelen Ustedes imponerle a sus partidarios. Su desatino al ordenar mi sustitución, más allá de ser un acto arbitrario, retaliativo, abuso de autoridad, ilegal porque debió prever que nunca el principio de la retroactividad es para perjudicar sino para favorecer, es un acto que rechaza la Opinión Pública Regional, como lo están manifestando las redes, los medios de comunicación, las Academias, Universidades y Colegios Profesionales.

Quien me conoce sabe que no podía permanecer en silencio ante esta arbitrariedad. Se ha pasado por encima del Jurado que me escogió, del Concejo Municipal que en su momento me juramentó, de la Opinión Pública que celebró mi designación. Con palabras de Miguel de Unamuno, finalizo diciéndole “Venceréis, pero no convenceréis”. Y como diría José Martí “Más puede la simpatía que la envidia, porque hay sobre la tierra más flores que serpientes y en el cielo más nubes azules que oscuridades anunciadoras de huracán”.

Julio Portillo
Cronista de Maracaibo.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.