Alexis Blanco INVITA a sesión del Club Dramático con Jesús Esparza

Reproducimos in extenso la invitación:

POSVERDAD…El rector de la Universidad Rafael Urdaneta, Jesús Esparza Bracho, visitará mañana al Club Dramático del Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez, Teatro de la Concitación, para hablar sobre un tema que abre múltiples aristas para la reflexión, el debate y el análisis de lo que deviene en el sustratum de todo buen discurso dramático. Historia vista desde un punto de vista estético. Teatro mirado desde un atalaya científico excepcional, esccuchar y conversar con nuestro ilustrísimo invitado, presidente de la Academia de Ciencias Jurídicas y especialista en filosofía, alentará muchas de nuestras sesiones de trabajo dramatúrgico, concebido como un espejo para que nuestra sociedad se mire y se nutra de sus propias circunstancias. Temazo, sí, que se vislumbra como denominador común dentro de esa ecuación de periodismo y literatura que orienta nuestras concitaciones o encuentros cargados de pretensiones sinestésicas. Con entrada gratuita, en las salas cinco y seis, ofrendaremos además una mirada pertinente a las propuestas de subarte que vienen zumbando nuestros oídos, para mantener a raya nuestros egos y conservar intacta la esencia litúrgica del teatro antiguo, o de retaguardia, que propugnamos como innovación artística. Vayan, por favor. Luego del conversatorio, también el Camlb, con su gerente audiovisual, mi tocayo don Ramón Bazó, proyectará la sensacional película de Darren Arnofsky, Madre. De tal manera que habrá mucha posverdad que compartir en nuestra insólita concitación de mañana, a las tres en punto de la tarde. Tendrán estacionamiento vigilado en el malecón y gente muy bonita que atenderá vuestras ganas…Para que vayan afinando las antenitas poéticas, les dejo este poema de García Lorca que se nos antoja excelente para nuestra concitación de martes 17, tres de la tarde, CAMLB…

La luna pudo detenerse al fin por la curva blanquísima de los caballos.
Un rayo de luz violenta que se escapaba de la herida
proyectó en el cielo el instante de la circuncisión de un niño muerto.

La sangre bajaba por el monte y los ángeles la buscaban,
pero los cálices eran de viento y al fin llenaba los zapatos.
Cojos perros fumaban sus pipas y un olor de cuero caliente
ponía grises los labios redondos de los que vomitaban en las esquinas.
Y llegaban largos alaridos por el Sur de la noche seca.
Era que la luna quemaba con sus bujías el falo de los caballos.
Un sastre especialista en púrpura
había encerrado a tres santas mujeres
y les enseñaba una calavera por los vidrios de la ventana.
Las tres en el arrabal rodeaban a un camello blanco,
que lloraba porque al alba
tenía que pasar sin remedio por el ojo de una aguja.
¡Oh cruz! ¡Oh clavos! ¡Oh espina!
¡Oh espina clavada en el hueso hasta que se oxíden los planetas!
Como nadie volvía la cabeza, el cielo pudo desnudarse.
Entonces se oyó la gran voz y los fariseos dijeron
Esa maldita vaca tiene las tetas llenas de leche.
La muchedumbre cerraba las puertas
y la lluvia bajaba por las calles decidida a mojar el corazón
mientras la tarde se puso turbia de latidos y leñadores
y la oscura ciudad agonizaba bajo el martillo de los carpinteros.

Esa maldita vaca
tiene las tetas llenas de perdigones,
dijeron los fariseos.
Pero la sangre mojó sus pies y los espíritus inmundos
estrellaban ampollas de lagunas sobre las paredes del templo.
Se supo el momento preciso de la salvación de nuestra vida.
Porque la luna lavó con agua
las quemaduras de los caballos
y no la niña viva que callaron en la arena.
Entonces salieron los fríos cantando sus canciones
y las ranas encendieron sus lumbres en la doble orilla del rio.
Esa maldita vaca, maldita, maldita, maldita
no nos dejará dormir, dijeron los fariseos,
y se alejaron a sus casas por el tumulto de la calle
dando empujones a los borrachos y escupiendo sal de los sacrificios
mientras la sangre los seguía con un balido de cordero.

Fue entonces
y la tierra despertó arrojando temblorosos ríos de polilla.

¡Salud!!!

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.