“La Versión del Amor en Polícarpa de Albo Aguasola” Por: Nayle Rodríguez

AUTOR Agencia Literaria

En la novela El Fantasma de Prospect Park del escritor venezolano Albo Aguasola, podemos encontrar un fragmento de otra de sus  novelas Polícarpa, donde el autor nos cautiva con la ternura e inocencia de una niña enamorada y soñadora.

La dulce juventud y el descubrir  los bellos sentimientos donde nace el amor, deseos en medio de la confusión, pensamientos fugaces en el cual prevalecen los encantos y desencantos. En medio de hermosos escenarios naturales que nos trasladan a ese lugar mágico.

El anhelo de los primeros besos la pasión de un gitano, ese encuentro con la alegría y esos deseos de vivir rodeado de pintorescos paisajes, el aroma de las flores que adornan cada despertar a esa sirena dormida que habita en la mujer y despierta cuando la naturaleza la baña, cuando la cubre de los divinos y prodigiosos regalos del fruto de la vida otorgada por la fuerza suprema y maestro de la creación.

Es esa luz que se enciende en medio de la nada para brillar como el  sol resplandeciente  y encontrar la puerta de tu alma, Polícarpa la niña y ahora convirtiéndose en una mujer que va explorando cambios en medio del silencio acompañada de las bellezas naturales, se convierte en la diosa y las ninfas celebran esos cantos poéticos.

La inspiración de esos versos que nos contagian y nos llevan a despertar nuestro espíritu con esos deseos de volar en las horas sublimes de nuestra  soledad, el hombre esbelto que aparece de la nada en la vida de Polícarpa ese gitano que le hace olvidar por un momento sus amores imposibles, para encontrar de nuevo una oportunidad y encontrar ese caballero que la haga sentir como la diosa que sabe que es.

El dejar de perseguir e insistir en lo que de por si es libre y siendo ella como esa mariposa comenzar a volar para ser libre comprendiendo que por muy difícil que pueda ser la vida, no debe dejar de luchar y venciendo cualquier adversidad aprender hacer feliz  y no aferrarse a lo que en realidad le puede impedir el vuelo. Reflexiones hermosas que podemos encontrar en el fragmento de la novela Polícarpa de Albo Aguasola.

14650165_10207398150300809_1486040540839342081_n

El amor es la fuerza poderosa donde prevalece la magia y los deseos del  despertar de las pasiones ocultas en tu alma, la ternura que causan los cantos de las notas melodiosas de los himnos poéticos, las rosas y su aroma con bellezas naturales de los exquisitos frutos divinos de la creación, cuando Aguasola nos describe esa niña enamorada  nos hace imaginar escenarios en el que el aroma fresco de esos perfumes de las flores  y esa mariposa nos traslada al bosque. Y  hace que sintamos ese desvelo de donde nace el amor haciéndonos recordar el motivo de nuestra existencia porque nacimos para amar y ser amados.

Unas veces  el amor atraviesa por el más cruel invierno, donde se pierden las esperanzas y vienen esos pensamientos como Polícarpa por Marcos el pretencioso joven que le resulta tristeza en su corazón,  por no poder tocar su alma y también darse cuenta del desvelo que le causaba el humilde Capotillo.

Pero para los enamorados el amor es ese encuentro con la primavera, donde se borran todos esos desencantos y renace la magia de la alegría, te cambia la vida, borra el pasado y te cura todas las penas. La niña se encuentra en  el medio de este sueño donde goza la amada,  entonces aquel día sin ella imaginar apareció un hermoso gitano y al parecer  encontró  a su dulce amado que la libero de su amargo y doloroso sufrimiento, de no poder encontrar lo que tanto deseaba ser amada y valorada. Haciéndola entender que ya había crecido y  era tiempo de volar, que de por si  ella ya era una diosa. Pero estaba  escondida en medio del bosque persiguiendo lo que solo ha de llegar, la dejo libre curando sus alas de su alma triste para que volara.

19959054_10209724993030423_6390875769905835617_n

El amor fue en busca de la diosa que quería ser amada, lo que esto nos hace comprender que el amor no se persigue el llega solo,  la hora y el día en que la divinidad lo dispone. Puede aparecer el invierno y el tiempo de sus pruebas.  Tal vez no entendemos el periodo de las lamentaciones pero es el cantar de los dioses y las ninfas que pondrán todo en su lugar, solo si dejamos que todo llegue sin afán, solo así  entenderás que el amor nunca muere sino los sentimientos.

Todo esto y más descubrimos en la mágica pluma del poeta y escritor Albo Aguasola con cada una de sus historias y estudios que realiza sobre la condición humana.

Estimado lector abordar El Fantasma de Prospect Park: (Editorial Negro Sobre Blanco). En la página del Facebook: El Fantasma de Prospect Park y Albo Aguasola además en Instagram y Twitter pueden seguir a este maravilloso escritor.

Los invito a sumergirse en esta majestuosa obra “Mis Queridos seres del Universo Estelar” pueden seguirme a través de mis redes sociales en mi Blog de arte y literatura: naylerohotmail.wordpress.com / Facebook: Nayle Rodríguez   en Twitter: Naylerodrguez1 y en YouTube: Nayle Rodríguez.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*