“CRONOLOGÍA DE CAMILO BALZA DONATTI”. Por Jesús Ángel Semprún Parra

AUTOR Agencia Literaria

1927

Nació en Mapire, distrito Monagas del estado Anzoátegui, el 7 de enero, en el hogar de Camilo César Balza y de su esposa Mercedes Donatti Orsini de Balza, rodeado de un hermoso paisaje oriental llanero, de sabana y vegetación tropical, vecina al majestuoso río Orinoco. En ese hogar sencillo y humilde, donde compartió el amor de sus progenitores con sus hermanos Delia Mercedes y Manuel, desde muy niño se dedicó a las faenas agrícolas, en los fundos “Hato Adentro” y “El Diamante”, mientras cursaba estudios primarios en la Escuela César Espino de su pueblo natal.

1943-1945

Ingresó al Liceo Peñalver de Ciudad Bolívar, donde recibió la tutela espiritual de del bachiller Ramón Antonio Pérez, Dr. Adán Blanco Ledezma, Dr. Mario Briceño Perozo, Dr. Mariano Crespo Ramiro, profesor Bartolo Marín, Dr. Eleazar Alcalá de Armas, Dr. Lino Maradei Donato, Pbro. Constantino Maradei Donato, entre otros.

1946

En el liceo Peñalver obtuvo el Primer Premio del Concurso de Ensayo “Juan Antonio Pérez Bonalde”, patrocinado por ese instituto educativo, con un breve ensayo sobre el poeta en el centenario de su nacimiento.
Colaboró con el periódico El Luchador.
Fundó la Revista Provincia, de corta duración.

1947

Ejerció la docencia desde ese año en diversas instituciones públicas y privadas (Colegio para señoritas Santa Teresa de Jesús. Escuela nocturna Zoilo Vidal), dictando la asignatura de Castellano y Literatura, mientras era uno de los propulsores del Grupo Literario Signo, de reconocido quehacer literario, histórico y musical en la región, con la dinámica presencia de J.M. Rodríguez Uribe, Manuel Osorio Velasco, Aurelio Ferrero Tamayo, César Casas Medina, Jesús Morles V., Luis Amaure González, Miguel Crespo L. y Mauricio Chacón Pernía, entre otros jóvenes de la época.
Desde San Cristóbal, inició sus colaboraciones poéticas con la prensa nacional, entre ellos con Panorama de Maracaibo y Vanguardia de la capital tachirense, que pronto lo darían a conocer como un auténtico creador literario.

1948

Inicia sus actividades como corresponsal del diario El Nacional, en Ciudad Bolívar.
Mantiene tres programas radiales en las emisoras “La Voz de Guayana”, “Ecos del Orinoco” y “Radio Bolívar”, como guitarrista y cantante y sobre poesía y cultura en general.
Realiza su primer recital poético en la Escuela Normal Rural de Yocoima, de la ciudad de Upata.

1949

Ofrece dos recitales, uno el Paraninfo del Liceo Peñalver con Luis García Morales, el 1ro. de abril; y otro, en la Biblioteca-Auditorio de Ciudad Bolívar, en el mes de julio.
Concluye sus estudios en el Liceo Peñalver y los continúa en el liceo Simón Bolívar, de San Cristóbal, estado Táchira.

1950 

En esa época del Grupo Cantaclaro de Caracas, logró ver publicadas sus dos primeras obras poéticas, de tendencia neonativista. Así, en los diez sonetos de la  primera, Canto al Lago de Maracaibo,  se iba a  privilegiar el llamado color local o sea, rasgos históricos y anecdóticos propios de la región. Además, la exaltación del paisaje lacustre, lo incluye en el grupo de aquellos poetas que han insistido en la mitificación romántica del Lago, según la opinión de los jóvenes escritores Jesús Ángel Parra y Carlos Ildemar Pérez.
El poemario Tierra del Corazón, comentaba Pedro Antonio Vásquez,  estaría constituido por poemas nacidos de la tierra, emocionados del paisaje que ha recorrido a través del llano y la montaña, con su gente, sus costumbres, su índole particular de ver, actuar, vivir. La décima, que es fuerza y presencia vital de la poesía llanera, encuentra en este poeta un feliz cultivador. Del mismo modo, Vásquez señalaba la búsqueda, hallazgo y dominio del romance en Camilo Balza Donatti, con su sensibilidad y habilidad lírica, de una cuidada hermosura.  Esta obra poética de una calidad ya manifiesta, sería saludada con frases elogiosas por Pedro Pablo Paredes y Rafael M. Rosales, entre otros escritores tachirenses, quienes señalaron su arraigado sentido telúrico llanero, augurándole un brillante porvenir por su calidad estética, además de destacar la extremada juventud de su autor.    
En la mitad de la quinta década de la vigésima centuria, el poeta ya estaba residenciado en Caracas, donde estudiaba derecho en la Universidad Central de Venezuela, iba a dedicarse al periodismo como redactor del diario La Esfera y más tarde, de la revista Élite, así como colaborador de El Nacional, El Universal, La Religión y la Revista Nacional de Cultura, entre otras varias publicaciones de la capital y del interior del país. Era el momento de una cruel y sangrienta dictadura militar, con sus persecuciones represivas y sus torturas carcelarias, mientras el Grupo Apocalipsis y el surrealismo irrumpían en Maracaibo, Camilo Balza Donatti lograría lanzar a la luz pública, en 1955, dos nuevas obras literarias.
El poemario Reino de Soledad, contentivo de sus creaciones juveniles entre 1947 y 1951, el cual sería comentado por Juan Calzadilla, señalando que el mérito principal de la poesía de Balza Donatti reside en su sencillez, sencillez que impregna un cálido acento de amor por las cosas de la tierra buena. Las voces de Neptalí Noguera Mora, Eduardo Arroyo Lameda, José Nucete Sardi, Pascual Venegas Filardo, Pedro Francisco Lizardo, Lucila Palacios y Blas González Guzmán, entre otras, se unieron al comentario positivo sobre este libro de  poemas, impreso en Madrid.

1955

Se edita su otra obra: Aspectos Venezolanos, enfoques nacionales, donde el autor paseaba por la geografía, la historia, la tradición y la cultura de nuestro país, recalcando cuatro visiones telúricas de zonas diferentes: La Costa, Los Andes, El Llano y las Montañas del Sur, además de redactar breves ensayos sobre algunos valores venezolanos.
Se publicó en Madrid por la Editorial Magisterio Español, Reino de Soledad. Poemas (1941-1955).
Casado muy joven, con Elisa María Silveira Calzadilla de Balza, ya en esa época, dos descendientes retozaban en ese juvenil hogar: César Tobías y Rosa Mercedes, a los cuales se sumarían más tarde: Camilo Antonio y Alfredo José  Balza Silveira.

1956

El poeta Balza Donatti obtendría su segundo lauro literario, el Primer Premio en el Concurso de Poesía sobre Manaure, auspiciado por el Centro Histórico del Estado Falcón.

1958

Ginés de Albareda lo incluyó en Venezuela, su antología poética.

1959

Fue incluido en La nueva poesía venezolana de José Ramón Medina.
Llegarían las décadas de los 60 y los 70, años de violencia, guerrillas y de renovación universitaria, a la vez de lograrse la modernidad literaria. En esa época, el poeta Camilo Balza Donatti lograría una superación en su vida y en su obra, ya residenciado en el Estado Zulia.

1962

Funda y dirige en Maracaibo el Liceo Humboldt.

1963

Cofundador del Instituto Concordia para la enseñanza primaria.
Se radica en la población de Santa Cruz de Mara, donde continúa con su trabajo intelectual y de creación literaria.

1964

El 28 octubre de ese año, el Jurado Calificador del Concurso de Poesía patrocinado por la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad del Zulia, formado por Juan Liscano, Helena Sassone y Mercedes Bermúdez de Belloso, concedió Mención de Publicación al poemario Los días abandonados de Camilo Balza Donatti.

1965

El 22 de septiembre de ese año, Los días abandonados saldría de los talleres de la Imprenta Universitaria. Fue el volumen IX de la Colección Arte y Letras de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad del Zulia.

1966

César David Rincón en la revista Recensiones, No. 2-3, Maracaibo: May.-Dic. 1966, comenta el poemario Los días abandonados en forma muy negativa y expresa lo siguiente: He aquí un libro más de versos. No añade ni quita nada a lo que ya conocemos, no sólo dentro de la obra del autor sino en toda la poesía del país. Se instala en el índice de la literatura convencional. La retórica y la pulcritud en la selección de vocablos poéticos sustituyen a la poesía, entendida ésta como riesgo y vocación creadora. Más adelante señalaría que Balza Donatti quiere hacer una poesía de la soledad, del abandono de pájaros y árboles, de los atardeceres nostálgicos, del olvido y de la memoria. Hay en su libro una búsqueda del tiempo en su tránsito terrestre, pero a través de elementos convencionalmente “poéticos”, como las mariposas, los astros, los bosques, las neblinas, las edades y los dioses. En la parte final, la imitación de la Biblia es confesada por el autor, quien se vuelve entonces hacia una paz agraria, el trigo, las aldeas, los campanarios, los himnos, las flautas y los pastores. Todo ello sin lograr dar el salto de las palabras al lenguaje, de la retórica a la poesía. Rincón reconoce  que el ritmo de los versos está bien llevado. Balza Donatti conoce su oficio, pero trabaja sobre recetas; los materiales poéticos que trae han sido ya largamente trajinados por otros. Debe recordar que la habilidad no basta. Lo auténticamente poético está más allá de la artesanía.
Dicta la charla Vida y obra de Elías Sánchez Rubio, en el liceo del mismo nombre.

1967

El Fondo Editorial de Cultura Venezolana, bajo la dirección de Camilo Balza Donatti, para el 21 de diciembre de ese año, edita y distribuye las dos primeras obras de lecturas para el segundo ciclo, de acuerdo al programa del primer año de Ciencias y Humanidades, bajo los títulos de: Literatura Universal y Literatura Hispanoamericana, compiladas por el mismo Camilo Balza Donatti.

1968

El 9 de febrero de ese año, obtuvo el título de abogado en la Universidad del Zulia, a los 41 años de edad, mientras se editaba el tercer volumen del Fondo Editorial de Cultura Venezolana, una selección de La Literatura Hispanoamericana vista por varios autores.

1970

Funda con otros escritores la Asociación de Escritores Venezolanos, Seccional Zulia.

1971

El 20 de agosto de ese año, el Jurado del IX Concurso de Cuento de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad del Zulia, constituido por Oscar Guaramato, Francisco Massiani y Oswaldo Trejo, otorgaron el Segundo Premio al cuento Relámpago Sur, presentado con el seudónimo “Misterioso Almirante” y el cual al abrirse la plica, correspondió a Camilo Balza Donatti.

1972

Es nombrado Inspector del Trabajo en el estado Zulia.
Director de Publicaciones del Instituto Zuliano de la Cultura Andrés Eloy Blanco.
Es electo presidente de la Asociación de Escritores Venezolanos, Seccional Zulia.
Obtiene el Segundo Premio Mención Cuento, en el Concurso auspiciado por la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad del Zulia con el cuento Relámpago Sur fue editado en un libro colectivo, Cuento, con los otros dos ganadores: José Napoleón Oropeza y Oscar Díaz Punceles, en noviembre de ese año, del cual Alfredo Áñez Medina iba a comentar: El tercer autor que el mencionado libro nos ofrece, Camilo Balza Donatti, es el mejor relato, a mi juicio, de entre los que lo integran. Escrito con un tema –o sobre un tema- eminentemente zuliano, como lo es el Relámpago del Catatumbo, es uno de los mejores, sino es que en definitiva es el mejor  de los cuentos que se han escrito con tema y tono zulianos, incluso dentro de la tradición costumbrista de las letras venezolanas. El paisaje y el hombre venezolanos están íntimamente fusionados en ese relato de Balza Donatti.
Ofrece los siguientes Recitales Poéticos en:

  • Biblioteca Municipal Jesús Enrique Lossada, con motivo de su treinta y cinco aniversario.
  • Teatro de Bellas Artes
  • Auditorio del Colegio de Médicos del estado Zulia, con los poetas Guillermo Ferrer, José Antonio Martín y Carmen Delia Bencomo.

1973

Realiza curso de Coordinación Cultural en el INCIBA.
Funda y dirige la Revista Signo, órgano del Instituto Zuliano de la Cultura Andrés Eloy Blanco.
Asiste como delegado por el Zulia, con el poeta José Francisco Ortiz y el profesor Antonio Gómez Espinoza, al Congreso de Escritores en ciudad Bolívar.
José Fracisco Ortiz comenta el cuento Relámpago Sur en la sección bibliográfica de la Revista Signo.
En junio de ese año, vería la luz pública el poemario Zumba que Zumba, con el subtítulo Versos de la tierra 19511955.
Tres meses más tarde, en septiembre del mismo año, se editaría el poemario Las vertientes. 

1974

En ese año, su ficha bio-bibliográfica sería incluida en el Diccionario General de la  Literatura Venezolana (Autores), en su primera edición, lo cual se repetiría en 1987, al publicar la segunda edición, así como desde 1982, también sería incorporado en el Diccionario Manual de Venezuela, que dirigió el investigador Horacio Jorge Becco.
Obtiene el Premio Anual de Actividades Culturales José Antonio Chaves del Colegio de Abogados del estado Zulia.
José Francisco Ortiz en el diario Panorama (21-4-1974), publica la entrevista: La dimensión poética y humana de Camilo Balza Donatti. Su posición frente a la cultura, texto incluido posteriormente en su libro Diálogos (1991).
Recibe un homenaje, junto con otros poetas del Zulia, por parte de la Gobernación del estado Zulia a través del Instituto Zuliano de la Cultura Andrés Eloy Blanco.

1975

Para junio de ese año, se publicaría su biografía escolar Elías Sánchez Rubio, que permitiría fijar definitivamente la fecha de su nacimiento y muerte, al lograr reproducir su partida de nacimiento y su acta de defunción, además de la amplia referencia al Grupo “Ariel” y a sus integrantes, introductores del modernismo en la región, donde sobresalieran Elías Sánchez Rubio y Jesús Semprúm, antes de pasar al estudio de la obra creadora del poeta “maldito”, como versificador, cuentista, novelista, crítico, humorista, además de divulgar  su amplia labor como periodista, todo lo cual lo convierte en un digno literato de la región zuliana, cuyo nombre debe mucho al rescate de Camilo Balza Donatti.
El 15 de julio del mismo año, la Asociación de Escritores Venezolanos Seccional Zulia inauguraría la serie de “Cuadernos Literarios” con sus Sonetos del campo y del amor, con sus creaciones escritas entre 1957 y 1972.
Dicta un curso durante 30 días, sobre la Metodología de la Investigación en el campo de la Literatura, auspiciado por el Instituto Zuliano de la Cultura Andrés Eloy Blanco.
Margoth Díaz Urdaneta comenta su libro Las Vertiente, en la sección de Artes y Letras del diario Panorama (19-1-1975).

1976

En ese año, la Gobernación del estado Zulia, a través del Instituto Zuliano de la Cultura “Andrés Eloy Blanco”, auspició un Concurso Literario, cuyo veredicto se conocería al año siguiente, 1977, cuando Camilo Balza Donatti ganaría dos Menciones: la de Cuento con el titulado Las Catedrales Azules y la de Ensayo con El tránsito atormentado de Elías Sánchez Rubio. El crítico Emilio Valero comentaría la narración galardonada, publicada en el diario Crítica, con fecha 22 de junio de 1980, con las expresiones siguientes: Este cuento constituye la contemplación permanente de un imaginero: Celedonio Amaral. Inminente contemplador, y a su vez hacedor de teorías sobre algunos aspectos de raigambre. Pureza narrativa que obligatoriamente recurre a fragmentos de la Biblia.: voces de los profetas, y en algunos instantes con características de “Solo, en campo descubierto” de Antonio Márquez Salas, y la diáfana expresión de los cuentos del cubano Onelio Jorge Cardoso. Es entonces este relato una especie de diario de navegación moderno, una carta de viajero en tren, donde el suave hilo de imaginación y dominio poético, conducen a Celedonio Amaral en brusco recorrido por barrios, avenidas, calles, hasta el simple recinto de soledad, donde desplegó un vitalicio inventario.
En cuanto al ensayo sobre el poeta Elías Sánchez Rubio y su atormentada vida, es en realidad un estudio investigativo, de gran valía y ampliador de su “Biografía Escolar”, por sus aportes a la historia de la literatura regional y al mejor conocimiento de la trayectoria vital y de la obra de ese sensible poeta, uno de los arielistas introductores del modernismo en la región zuliana, el cual evolucionaría hacia el postmodernismo, además de cultivar el periodismo, el cuento, la novela indigenista, el ensayo y la crónica.
Recibe el Premio Literario del Zulia, en concurso auspiciado por el Concejo Municipal del distrito Maracaibo, por su obra Dos siglos de poesía en el Zulia. 

1977

Recibe el Premio Literario del Zulia en Cuento y Ensayo en Concurso auspiciado por el Instituto Zuliano de la Cultura Andrés Eloy Blanco.
Designado Fiscal del Ministerio Público se radica en Carora.
Tuvo a su cargo la presentación de Miguel Otero Silva y de Lucila Palacios en la Galería “Ángel Boscán” en la Universidad Central en el Ciclo “El Museo de la Palabra”.
Dicta conferencia sobre “Poesía en el Zulia” en el Aula Magna de la UCV.

1978

Pascual Venegas Filardo en su columna “¿Ha leído usted?, Índice Literario de El Universal (9-10-1978), comenta con acuciosidad que le caracteriza, El tránsito atormentado de Elías Sánchez Rubio. 

1980

Obtiene el premio único de cuento en concurso auspiciado por el Colegio de Abogados del estado Zulia, con la narración Chabela Nur tenía los ojos de azahar.

1983

El 17 de enero de ese año, la Asociación de Escritores de Venezuela, en su Cuaderno Literario número 162, publicaría  Los estuarios vacíos.
Ese mismo año, bicentenario del Libertador, Velia Bosch lo incorporaría en su antología poética Gente del Orinoco y comentaría: Camilo Balza Donatti sigue el tono de la poesía popular que había inaugurado Villalobos y que a partir de “Viernes” se vuelve hacia España en la admiración de García Lorca. Se afirma Balza en el canto del romance y la copla con un trasfondo de espíritu soledoso propio del llanero y la nostalgia por el paisaje.
También el antologista J.A. Escalona-Escalona, en el bicentenario de Andrés Bello, lo había incluido en su Antología Actual de la Poesía Venezolana en 1981, donde destacaban los poetas que habían surgido entre 1950 y 1980.
Dicta conferencia sobre Los maestros del Libertador, conjuntamente con el poeta y dramaturgo Enrique León, en la sede del INCE de Maracaibo.

1985

El 16 de mayo de ese año, dicta una charla sobre La narrativa en el Zulia, en la Biblioteca General de LUZ, Facultad Experimental de Ciencias, en el ciclo auspiciado por el Centro de Investigaciones Literarias. 

1987

En ese año, al iniciarse el bicentenario natal de Rafael Urdaneta, Luis Guillermo Hernández y Jesús Ángel Parra, efectuando la primera antología del cuento en el Zulia, con el título de La Narrativa Corta en el Zulia, lo incluirán con Las Catedrales Azules.

1989

Guillermo Ferrer publica un artículo sobre la obra literaria de Balza Donatti, en el diario Panorama (12-12-1989). 

1991

Participa en el Congreso Venezolano de Derecho Constitucional en la Universidad del Zulia.
Recibe Placa de Reconocimiento de la Universidad del Zulia en su primer centenario por su obra Aportes del Zulia a la cultura

1992

Estudiado por Emilio Valero en su libro La Gruta Alucinante.
Recibe diploma de la Secretaría de Estado para la Cultura del  estado Carabobo, por distinción obtenida en los Primeros Juegos Florales del Soneto, con su Tríptico a la ciudad de Valencia.

1993

En abril de ese año, Camilo Balza Donatti recogerá doce de sus cuentos dispersos, bajo la denominación de Las catedrales azules, donde destacan sus dos narraciones laureadas, Relámpago Sur y el que da título al libro, obra que le otorgaría el  Premio Regional de Literatura “Jesús Enrique Lossada” Mención Cuento, otorgado por la Gobernación del Estado Zulia, en ese mismo año.
El 22 de abril, ofrece un recital en el auditorio de la Facultad de Ingeniería de LUZ, Núcleo Cabimas, con los poetas José Francisco Ortiz y Manuel Martínez Acuña.
El periodista Alexis Blanco le hace una entrevista publicada  en el diario Panorama (30-6-1993).

1994

En octubre de ese año, es incluido en la antología El Lago de los Poetas de Jesús Ángel Parra y Carlos Ildemar Pérez, con su obra primigenia de sonetos, editada en 1950.
Manuel Martínez Acuña publica un artículo sobre Las catedrales azules, en el diario Panorama (6-5-1994).

1995

La Alcaldía de Maracaibo le editaría Humorismo y Poesía en la Prensa Zuliana

1996

El 13 de agosto de ese año, recibe el Premio de Actividades Culturales José Antonio Chaves del Colegio de Abogados del estado Zulia.

1997

El 8 de abril de ese año, por sus Sonetos Elementales, se le otorgaría una Mención Poesía del Premio  Anual “Udón Pérez” de la Asamblea Legislativa del Estado Zulia, obra que ha permanecido inédita. Ese mismo año, La Universidad del Zulia, a través de su Secretaría, publicaría Semblanza de Mario Briceño Iragorry, con motivo del centenario del nacimiento del humanista venezolano.

1998

En octubre se editaría su poemario Trópicos, del cual su prologuista Ramón Escudero diría que Camilo Balza Donatti intenta abarcar la totalidad del espacio y sus formas
Lilia Boscán de Lombardi ha expresado que: ya instalados en el mundo de Trópicos

1999

En ese año, Luis Guillermo Hernández y Jesús Ángel Parra lo incluyeron en el Diccionario General del Zulia, al considerarlo un zuliano por adopción, por sus grandes aportes creativos a la cultura de la zulianidad.

2001

El 17 de diciembre vería la luz pública Tres Poetas Tres Horizontes, como un hermoso punto de cruce en el nuevo milenio, donde sus creaciones poéticas se encontraron y confrontaron con las de la maracaibera  Xiomara Rivas Pérez y las del caraqueño Reinaldo Gil Beroes, en una fraternal convivencia de creadores.

2002

En el mes de mayo de 2002 se publicó Desnuda permanencia, poemario constituido por 80 sonetos, con presentación del filósofo y escritor Roberto Jiménez Maggiolo, quien

2003

En noviembre de ese año,  se editaría su poemario Arquero de la noche, por la Universidad Católica “Cecilio Acosta”, comentado por Norland Espinoza, quien ha señalado que los espejismos de Camilo Balza se refugian en el desierto soportable por la soledad perdida, por el bosque y su voz, por la casa que somos, por la vigilia que no comprendemos. Por el umbral de los sueños que no poseen argumento alguno para descifrarlos.

2004

En febrero de ese año, fue incluido en el diccionario abreviado de escritores del siglo XX, Quienes escriben en Venezuela, de Rafael Ángel Rivas Dugarte y Gladys García Riera.
Camilo Balza Donatti, en su residencia de Santa Cruz de Mara sigue creando e investigando, mientras estudia y enseña en la Universidad Católica “Cecilio Acosta”, muy cercano a los 79 años de edad, mientras cumple con sus compromisos como  miembro de instituciones culturales de amplio prestigio, quienes han decidido otorgarle un amplio y justiciero homenaje a toda una vida de trabajo, de investigación, de creación y de servicio público.

2005

Recibió el Premio Regional de Literatura Jesús Enrique Lossada, otorgado por la Gobernación del Estado Zulia.

2008

En ese año, la Academia de Historia del Estado Zulia publicó su libro Palabras peregrinas, temas de varias latitudes.

Fuentes específicas:

  1. ALBAREDA, Ginés de y Francisco Garfias. “Camilo Balza Donatti” EN: Venezuela. (Antología de la poesía venezolana, compilada por…). Madrid: Biblioteca Nueva, 1958.
  2. ÁÑEZ MEDINA, Alfredo.
  3. BECCO, Horacio Jorge. “Balza Donatti, Camilo” EN: Diccionario Manual de Venezuela. Caracas: Editorial “El Ateneo”, 1982, p. 19
  4. BLANCO, Alexis. “Camilo Balza Donatti, Premio de Cuento: Comencé como poeta”. Panorama. Maracaibo: 30-7-1993, p. 6-6.
  5. BOSCÁN DE LOMBARDI, Lilia.
  6. BOSCH, Velia. “Camilo Balza Donatti” EN: Gente del Orinoco. 36 poetas guayaneses. Ciudad Bolívar: Gobernación del Estado Bolívar, Dirección de Cultura, 1983, p. 19 y 147-152
  7. CALZADILLA, Juan. “Reino de Soledad” ( R ). Revista Nacional de Cultura 110. Caracas: May.-Jun. 1955, p. 194-195.
  8. CARDOZO, Lubio y Juan Pintó. “Balza Donatti, Camilo” EN: Diccionario General de la Literatura Venezolana. (Autores). Mérida: Universidad de Los Andes, Facultad de Humanidades y Educación, Centro de Investigaciones Literarias, 1974, p. 70-71.
  9. CARDOZO, Lubio y Ada Ojeda Briceño. “Balza Donatti, Camilo” EN: Diccionario General de la Literatura Venezolana. (Autores). Mérida: Universidad de Los Andes, Facultad de Humanidades y Educación, Instituto de Investigaciones Literarias “Gonzalo Picón Febres”/ Editorial Venezolana, Consejo de Fomento, Consejo de Publicaciones, 1987, p. 52-53.
  10. ESCALONA-ESCALONA, J.A. “Camilo Balza Donatti” EN: Antología Actual de la Poesía Venezolana (1950-1980). Volumen I. Caracas-Madrid: Ediciones Edime, 1981, p. 50-54.
  11. ESPINOZA, Norland. “Arquero de la noche”. ( R ). UNICA. Año 5. No. 9. Maracaibo: Ene.-Abr. 2004, p. 156-158.
  12. FERRER, Guillermo. “Camilo Balza Donatti”. Panorama. Maracaibo: 12-12-1989, p. 1-4.
  13. GARMENDIA, Hermann. “Aspectos Venezolanos”. ( R ). Revista Nacional de Cultura 115. Caracas: Mar.-Abr. 1956, p. 221-222.
  14. HERNÁNDEZ, Luis Guillermo y Jesús Ángel Parra. La narrativa corta en el Zulia. Maracaibo: Comisión Presidencial para el Bicentenario del Natalicio del General Rafael Urdaneta, 1987, p. 27, 163-167, 435-436, 449 y 493.
  15. HERNÁNDEZ, Luis Guillermo y Jesús Ángel Parra. “Balza Donatti, Camilo Eduardo” EN: Diccionario General del Zulia. Maracaibo: Banco Occidental de Descuento, 1999, p. 305-306
  16. MARTÍNEZ ACUÑA, Manuel. “Las Catedrales Azules”. Panorama. Maracaibo: 6-5-1994, p. 1-4
  17. MEDINA, José Ramón. La nueva poesía venezolana. Caracas: Asociación de Escritores Venezolanos, 1959, p. 12-15
  18. ORTIZ, José Francisco. “La posición poética y humana de Camilo Balza Donatti. Su posición frente a la cultura”. Panorama. Maracaibo: 21-4-1974
  19. PAREDES, Pedro Pablo. “Canto al Lago de Maracaibo” ( R ). Revista Nacional de Cultura 80. Caracas: May.-Jun. 1950, p. 174-176.
  20. PAREDES, Pedro Pablo. “Tierra del corazón” ( R ). Revista Nacional de Cultura 84. Caracas: Ene.-Feb. 1951, p. 245-246.
  21. PARRA, Jesús Ángel y Carlos Ildemar Pérez. “Camilo Balza Donatti“ EN: El Lago de los Poetas. Maracaibo: Gobernación del Estado Zulia, Secretaría de Cultura/ Universidad del Zulia, Dirección de Cultura, 1994, p. 116-118. Colección “Lago de Maracaibo”.
  22. RINCÓN, César David. “Los días abandonados” ( R ). Recensiones 2-3. Maracaibo: May.-Dic. 1966, p. 29-31.
  23. RIVAS DUGARTE, Rafael Ángel y Gladys García Riera. “Balza Donatti, Camilo Eduardo” EN: Quienes escriben en Diccionario abreviado de escritores venezolanos (1900-2003). Caracas: Consejo Nacional de la Cultura (CONAC), Dirección de Literatura, 2004, p. 38-39.
  24. VALERO, Emilio. “Camilo Balza Donatti. Las Catedrales Azules” EN: La Gruta (Algunas experiencias narrativas en el Zulia: 1915-1990). (Cabimas): Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt, Vicerrectorado Académico, Coordinación de Cultura, (1992), p. 55 y 123.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.