[FESTIVAL] Cien productores chilenos comparten ideas en el festival argentino Ventana Sur

AUTOR Agencia Literaria

Un centenar de productores y directores de Chile participan estos días en el festival Ventana Sur en Buenos Aires con el fin de compartir experiencias con colegas del sector de todo el mundo y conformar redes que les permitan acceder a financiación e “internacionalizar” sus proyectos.

“Sirve mucho para que los productores primerizos, los que no tienen una experiencia internacional consolidada, se empiecen a foguear, a ganar experiencia, conozcan a la gente y entiendan la dinámica del mercado”, señaló en una entrevista con Efe Constanza Arena, directora ejecutiva de la agencia público-privada CinemaChile.

Esta novena edición del evento -considerado el principal mercado audiovisual de América Latina- se celebra entre el 27 de noviembre y el 1 de diciembre en la capital argentina, a donde se acercarán cerca de 300 compradores y vendedores de los cinco continentes.

Para Arena, el festival -que fue creado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) de Argentina y el Marché du Film del Festival de Cannes, con el apoyo de Europa Creativa- les permite conectar con la industria europea y “consolidar redes de contacto”.

CinemaChile y el Consejo Nacional de la Cultura y el Arte (CNCA) son los encargados de la promoción exterior de esta oferta de 50 proyectos de un centenar de productores que se presentan en todas las secciones del festival.

Además, el CNCA presta su apoyo a cuatro miembros de la delegación: Florencia Rodríguez (Oro Films), Juan Pablo Sallato (Villano), Eduardo Villalobos (Molotov Cine) y Fernanda Frick (Fernanda Frick Studio).

“En Chile, hace años que se han preocupado de apoyar la internacionalizacion de muchos proyectos de productoras independientes y llevarlos hacia afuera con apoyo institucional”, señala a Efe Sallato, quien considera Ventana Sur el “lugar natural” para que las creaciones latinoamericanas se den a conocer.

En su caso, llega, entre otras, con la pieza “Los fusileros”, una coproducción con España, Argentina y Colombia basada en el libro homónimo de Juan Cristóbal Peña sobre el atentado fallido contra el dictador Augusto Pinochet, en 1986.

Rodríguez llega también con un gran número de proyectos en desarrollo pero, ante todo, busca cerrar la coproducción con Argentina de “Los años salvajes”, dirigida por Andrés Nazarala.

Para ella, hay un tema “numérico, indiscutible” en el hecho de que cada año aumenta el presupuesto que otorga el Gobierno chileno al “fomento industrial” del sector audiovisual pero, a su juicio, todavía existe un “gran desafío”: las audiencias.

“Falta una política publica clara hacia la distribución y la formación de audiencias. Estamos fomentando una industria que no llega al público chileno”, señala antes de afirmar que el hecho de venir a Ventana Sur permite avanzar en ese sentido porque en Argentina el cine local “es muy visto” y pueden compartir estrategias con productores y distribuidores del país.

Con ella coincide Villalobos, que tiene una década de experiencia en el sector y presenta en el festival varios films en proceso y uno de ellos, Amukan -que cuenta la lucha de un joven nativo por encontrar su identidad y está dirigido por Francisco Toro-, en etapa de postproducción.

“Las audiencias ya no están sólo en el cine o la tele: están en otros formatos, en otros espacios. Si el desafío antes era hacer películas, ahora es encontrar nuevos ventanas de exhibición que te permitan conectarte con el público”, valora.

Además, admite que aún hay un “bloqueo” en el desarrollo de la mujer en el cine chileno y aunque afirma que cada vez hay más directoras y productoras, cree que falta mucho por hacer.

Frick compite por un premio en la sección “Animation!” con la serie animada “¡Sube el nivel”, producida y dirigida por ella, en la que cuenta la historia de unos adolescentes latinoamericanos que quieren ser deportistas olímpicos, y comparte la visión de Villalobos.

“En animación es bastante deprimente la estadística mundial. De las productoras grandes, sólo una mujer ha dirigido una película”, aunque advierte que en Latinoamérica no hay “tantas barreras” porque buena parte de la financiación audiovisual suele provenir de fondos públicos y eso permite que sea “un poco más democrático” y ellas estén más presentes.

Para Rodríguez, en la industria chilena hay menos “distancia” entre hombres y mujeres, aunque estas suelen estar relegadas al área de producción y a las tareas que se realizan “entre bambalinas”, por lo que faltan más voces femeninas al frente de los proyectos.

EFE

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*