[CINE] La última transformación radical de Christian Bale

AUTOR Agencia Literaria

Si hay un actor al que no le asuste lo más mínimo transformarse hasta el extremo si el papel lo requiere, ese es Christian Bale. El británico, de 43 años, no ha dudado en perder peso de forma dramática hasta quedarse en los huesos para hacer más real su personaje en El maquinista ; lucir corpulento como Batman en la trilogía de Christopher Nolan o engordar y perder atractivo para La gran estafa americana.

Pese a que hace poco dijo que no volvería a someterse a ningún cambio extremo, Bale ha vuelto a dar muestras de su capacidad camaleónica para meterse en la piel del exvicepresidente de Estados Unidos Dick Cheney en la película Backseat.

Con la cabeza rapada, expresión bonachona y unos cuantos kilos de más, el oscarizado intérprete se ha puesto fondón a base de una dieta infalible. “He estado comiendo muchos pasteles hasta ahora”, ha asegurado a Variety. El actor fue visto con su nuevo look en Los Ángeles, mientras presentaba su nuevo western, titulado ‘Hostiles’.

Backseat volverá a reunirle con el director de La gran apuesta (2015), Adam McKay, y el actor Steve Carell, que interpretará al exsecretario de Defensa Donald Rumsfeld.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*