“BOLIVAR Y URDANETA COMPARADOS”. Por Kurt Nagel von Jess

AUTOR Agencia Literaria

Ambos personajes nacen en la época de la decadencia del absolutismo real y del mataficismo en crisis, en plena era del auge del iluminismo, cuando despuntaban ya el romanticismo y el positivismo. Ambos van a estar imbuídos de las ideas del enciclopedismo, del liberalismo, del republicanismo, del laicisismo y de la masonería y van a participar de las grandes transformaciones y revoluciones del Siglo XIX, no sólo como simples espectadores, sino como directos forjadores de aquéllos nuevos grupos sociales que brotarán como producto de aquéllas conyunturas.-

Siendo Bolívar 5 años y 3 meses mayor, ambos nacen en un día 24, descendientes por vía paterna de viejas familias vascas arraigadas hacía tiempo en la colonia.- Los Bolívar, provenientes de la puebla de Bolívar, en la provincia de Vizcaya, significando el apellido en vascuence “de la piedra del molino”; los Urdaneta, provenientes de la universidad de Legorreta en jurisdicción de Villafranca en Ordizia, en la provincia de Guipúzcoa, significando “de los pastos”, “de la vega” o “en todas las aguas”.- Estas etimologías unidas a los emblemas heráldicos que ambos poseían nos indicarán un remoto origen hidalgo campesino, nobleza rural típica de las regiones vascongadas.-

Pertenecen ambos a familias acomodadas.- Bolívar quizás más rico que Urdaneta, son los dos hidalgos criollos, de aquélla orgullosa aristocracia mantuana, conocida en fin como la de los “grandes cacaos”.- Sufrirán al principio influencias de un acendrado y tradicional realismo, el uno en Madrid a través de su tío Carlos Palacios y Blanco, el otro en Bogotá a través de su tío Martín de Urdaneta Barrenechea y Troconis, ambos prominentes e influyentes personajes en las respectivas cortes imperial y virreinal.- Sufrirán los rigores del ostracismo y serán expulsados de su patria, y por haber sentido en múltiples oportunidades el desprecio de sus coterráneos, procederán al autoexilio.- Acudieron al desempeño de misiones diplomáticas, Bolívar al comienzo de su vida, Urdaneta al final.- Desempeñaron tareas políticas, estuvieron al frente del manejo de la cosa pública, fueron legisladores, gobernantes y magistrados y ambos saborearon la amargura de los grandes fracasos.-

Sus caracteres, determinados por la firmeza, la autoridad, la valentía, el espíritu de sacrificio, estaban reforzados con un dinamismo organizador y una gran capacidad para el manejo de los negocios.- Enérgicos y autoritarios, sin embargo, ejercieron el poder que llegaron a detentar guiados por una austeridad justiciera.- De gran temple, eran poseedores de una gran integridad.- Elegantes y muy cuidadosos en el vestir, llegando muchas veces casi a ser exagerados en su acicalamiento, eran sumamente pulcros, educados, gentiles y caballerosos.- Inteligentes en grado sumo, eran poseedores de una conciencia esclarecida.- Sumamente desinteresados, abandonaron tanto sus riquezas heredadas como las habidas posteriormente para dedicarse al servicio de los demás, muriendo pobres.- De verbo elocuente y de ideas concretas y exactas, no solo destacaron por poseer una solidez y una competencia militar, que los convirtió en buenos organizadores como soldados precavidos y grandes estrategas, sino como hombres probos en la vida civil, probidad que proyectaron en todos los momentos en que les tocó actuar como tales.- Hombres cultos y eruditos, sumamente agradables y simpáticos en el trato con sus semejantes, fueron verdaderas personalidades que se destacaron en el grupo social por encima de la mediocre mayoría, dejando una estela de acciones positivas a su paso por la vida.- Bolívar como el gran genio que fué, Urdaneta siempre el leal servidor a la sombra del primero.-

Pero el uno nace en Caracas y el otro en Maracaibo.- Y en cuanto a su ambiente familiar, el Cnl. Juan Vicente Bolívar y Ponte, que había nacido en Caracas en 1727, había casado por primera y única vez tardíamente en 1772 de 46 años con María Concepción Palacios y Blanco.- Tuvo a Simón José Antonio, su cuarto hijo, de 56 años y murió el 19 de enero de 1786 cuando Bolívar apenas tenía 2 años.- Miguel Gerónimo de Urdaneta Barrenechea y Troconis, había nacido en Maracaibo el 1 de octubre de 1754.- Casó dos veces, la segunda el 13 de enero de 1785 de 30 años con María Alejandrina Ribeiro de Faría y Jiménez Cedeño de Cisneros.- Tuvo a Rafael José, su segundo hijo de su segundo matrimonio, su sexto tomando en cuenta los cuatro de su primer matrimonio, a los 34 años y murió el 6 de septiembre de 1821 cuando Urdaneta tenía 33 años.- El padre de Bolívar, militar y terrateniente, no fué particularmente un dechado de virtudes, siendo hombre que no pudo servirle de ejemplo al hijo.- El de Urdaneta, agricultor y terrateniente, por el contrario nunca dió que hablar.- Suponemos que tuvo oportunidad de inculcarle al hijo los principios de honestidad y probidad a través del ejemplo de su propia vida.- María Concepción proveniente de una aristocrática familia de origen castellano, nació en 1759, se casó de 14 años, tuvo a Bolívar de 24 años y murió el 6 de julio de 1792 cuando Bolívar tenía 7 años.- María Alejandrina, de una familia de origen portugués, de quien no se tienen mayores datos, no siendo tan joven como María Concepción, pero habiendo tenido muchos más hijos, y habiendo tenido una salud mucho más fuerte, lo que le permitió ser más longeva, tuvo de seguro la posibilidad de influir mayormente en la formación del hijo.- La familia de Bolívar la formaron 4 hermanos, la de Urdaneta 4 hermanos del primer matrimonio del padre y 10 hermanos más del segundo matrimonio.- En fin, una serie de circunstancias familiares disímiles que quizás influyeran en la rebeldía de Bolívar y en la serenidad de Urdaneta.-

Bolívar se casa joven de 18 años, el 26 de mayo de 1802 en Madrid con María Teresa del Toro y Alaysa, de la aristocracia española, mujer delicada de salud y de constitución endeble, quien no resistirá las inclemencias del trópico muriendo prematuramente sin dejar sucesión.- Urdaneta se casa mucho más tarde, de 33 años, el 31 de agosto de 1822 en Bogotá con María Magdalena de los Dolores Vargas-Machuca y París Ricaurte, del mantuanismo criollo virreinal santafereño, mujer fuerte, sana, robusta y prolífica quien le acompañará en sus largos exilios y mudanzas guerreras; le sobrevivirá y le dará una larga y numerosísima descendencia a través de aquél famoso legado de sus 11 hijos.-

Bolívar muere prematuramente de 47 años en Santa Marta a consecuencia de largas y penosas enfermedades producto de la amibiasis y de la tuberculosis hereditaria.- Urdaneta muere de 59 años en París a consecuencia también de largas y penosas enfermedades, pero como consecuencia de trastornos renales producidos por un cálculo en la vejiga mal diagnósticado que no quiso operarse en Londres para no retardar así su llegada a Madrid y poder cumplir con la misión diplomática que le había sido asignada.-

La formación de Bolívar fué desordenada y carente de una metodología adecuada; prácticamente fué un autodidacta. Comenzó en Caracas bajo la tutela de varios ayos, institutores y maestros que cambiaban constantemente al no poder soportar el temperamento díscolo de aquél discípulo rebelde producto de la orfandad y la falta de cariño, y la terminó en Madrid, desorganizadamente a través de observaciones empíricas y de las experiencias propias obtenidas en múltiples viajes por el resto de la Europa culta.- La de Urdaneta fué más metódica.- Comenzada en Maracaibo, fue continuada primero en Caracas en el seminario y terminada después en algunos institutos de Bogotá.- La formación y temperamento de Bolívar lo conducirán a la práctica de cierta frivolidad y a ese mundanismo del que hizo gala, pero la oportunidad de los viajes y su intuición y agudeza en sus observaciones le dieron una visión de conjunto de las cosas y le permitieron posturas sumamente universalistas propias del genio que llevaba dentro.- La de Urdaneta fue más disciplinada, quizás más organizada, pero muy provinciana y restringida, lo que le dió un mayor sosiego en su formación espiritual.-

Bolívar era sumamente jocoso y tenía un gran sentido del humor, le encantaba la figuración, y siempre trataba de llamar la atención, pudiendo llegar a considerársele como una especie de patiquín de su época.- Urdaneta era por el contrario, sumamente serio, adusto y austero.- Bolívar se hacía sentir como líder nato que era, mientras que Urdaneta siempre procedía sin hacer mucho ruido.- Bolívar, brusco, violento y a veces colérico contrastaba con Urdaneta parsimonioso, temperado y comedido.- Bolívar impetuoso se hacía siempre presente frente a un Urdaneta con una serenidad espasmódica.-

Bolívar de tamaño muy pequeño, casi insignificante, delgadísimo, con rasgos faciales sumamente definidos, de pelo abundante y muy negro, de frente ancha pero de nariz más bien aguileña y pronunciada, de tez bronceada, mirada fulgurante y profunda, voz aguda y penetrante, con un porte tipicamente mediterráneo, más bien un hombre feo aún cuando muy varonil, dominaba con su espíritu.- Gran bailarín, galanteador, mujerero, ávido de placeres y disfrutando siempre de la vida social y de los gustos mundanos, polígamo por excelencia, escritor fogoso y brillante, usaba a ratos de un lenguaje sumamente fuerte, lleno de palabras soeces, de imprecaciones y de expresiones muchas veces mordaces e hirientes; siendo extrovertido se dejó retratar en múltiples ocasiones, lo que permitió tener de él una semblanza fisonómica mucho más exacta y próxima a la realidad.-

Urdaneta de estatura más bien elevada, alto en su porte, de contextura fina, pero fuerte, con rasgos faciales indefinidos, de mirada suave con ojos casi velados, de frente amplia, de nariz perfilínea, de piel muy blanca, con una incipiente calvicie, de pelo escaso de color castaño claro, un individuo que pudiéramos describir como casi rubio, de voz muy fuerte, un hombre que se podía tildar de buenmozo, tenía un aspecto más bien de oficial europeo, dominaba con su presencia tranquila.- Poco dado a los salones y a las tertulias y saraos, era sin embargo un jugador contumaz, un ludópata, aún cuando nunca se supiera que como consecuencia de esta pasión hubiera presentado cuentas incorrectas o equívocas ni que hubiera hecho desfalco alguno; por el contrario, auspició leyes tendientes a prohibir los envites de azar y controlar la prostitución.- Monógamo, y muy cuidadoso de su mujer y de sus hijos a los cuales dió muestras de cariño, tuvo para con ellos el trato de un verdadero patriarca, comportamiento extraño en una sociedad tipicamente machista y dirigida por un cacicazgo autoritario.- Como escritor fué comedido en la palabra, no conociéndose que hubiese usado jamás de lenguaje procaz y obsceno cosa muy común entre los soldados.- Tampoco se supo que tomara adjetivos canallescos ni imprecaciones para calificar a alguien, ni se acostumbró tampoco al ultraje.- Más bien pasaba por ser persona sumamente parca y sosegada en su forma de hablar, muy diferente a Bolívar.- Bastante retraído, se dejó retratar muy pocas veces, y casi la mayor parte de sus retratos son producto de la imaginación de los pintores.- Su iconografía y la de sus familiares, sumamente escasa por cierto, a diferencia de la de Bolívar, está esperando aún a quien se dedique a rescatarla en una ejemplar obra, para que así quede como testimonio de la fisonomía del heróe.- Lastimosamente, todas las comisiones nombradas para celebrar el bicentenario de su nacimiento olvidaron esta fase del hombre zuliano, a pesar de habérselos recordado.-

Esta breve comparación entre las dos figuras, una: la del hombre de las dificultades, otra: la del hombre de las responsabilidades, queda como contribución para perfilar estos dos grandes personajes, el uno, el de la patria grande, el otro, el de la patria chica, unidos así hasta el final creyendo en un solo principio: LA DEMOCRACIA, y dándolo todo por un pueblo: VENEZUELA.-

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.