[FESTIVAL] Dos directoras de cine defienden la imagen cruda y real del mundo adolescente femenino

AUTOR Agencia Literaria

“El romanticismo es vulgar”. Lo afirma Valérie Massadian, la directora francesa que ha presentado en el Festival de Cine de Sevilla Mila, una producción sobre la adolescencia que narra la supervivencia de su protagonista en un mundo difícil al que se arroja con valor. Lo corrobora Katharina Wyss, cineasta suiza, que con Sarah joue un loup garou, también recurre al abandono de la infancia de una mujer para expresar sin edulcorar esta etapa de la vida.

Ambas cineastas renuncian a difuminar la realidad, no solo porque lo consideren un recurso gastado, sino porque beben de su visión de la vida para narrar sus historias y por “responsabilidad”. “En la vida hay violencia y muerte”, defiende la directora francesa.

Wyss añade que es necesario huir de la imagen tradicional de la “irracionalidad femenina que presenta a la mujer como un ser extraño”. La directora se planteó su obra a raíz de un hecho real y quiso plantearlo “tal y como fue”, una sucesión de fracasos de una joven que no encuentra respuestas a su angustia.

El tema de la mujer adolescente les ha unido de forma casual en la pantalla. Ambas se han concentrado en un momento que consideran crucial en la vida, “cuando no se pertenece a nada ni a nadie”, según describe Massadian.

La autora francesa destaca el valor de la utopía como horizonte y el coraje de la juventud. La cineasta suiza se concentra más en la ausencia de salidas. Pero ninguna de las dos partes de una visión de género para crear sus obras. Está ahí, pero es “inconsciente”, según Massadian.

El resultado es una producción cruda y directa, valiente. “Todavía escucho que así no se hace”, ironiza la directora francesa, quien está convencida de que la industria no sabe lo que le gusta al público tras haber recibido el cariño del público allí donde ha estrenado y el premio a la mejor primera obra en Locarno con Nana.

Wyss también se desmarca del cine de género como premisa. “Es estúpido poner las cosas en una caja”, describe. También ella apuesta por arriesgar en los planteamientos, por “alejarse de lo general”, aunque eso sea un camino más fácil para el éxito.

Con información de El País

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.