[VIDA] Calderón de la Barca vivía en una casa pequeña

AUTOR Agencia Literaria

Nació al despuntar el nuevo siglo, un 17 de enero de 1600 en Madrid. Soldado en su juventud y cura en su madurez, lo cual era bastante habitual en la época, se cuenta que Calderón tuvo una juventud agitada antes de convertirse en el gran hombre de letras como el que conocemos.

Autor brillante del Siglo de Oro español, hoy mismo obras como La vida es sueño, El alcalde de Zalamea, La dama duende o El médico de su honra siguen vivas en los escenarios no solo de España sino de medio mundo.

Calderón de la Barca vivió en la calle Mayor 61 desde 1663, cuando fue nombrado capellán real por Felipe IV en honor a la enorme calidad de su producción teatral hasta su muerte en 1681. En consideración con su estatus, el cura y dramaturgo se instaló en la calle Mayor, una de las más nobles, y cuentan los historiadores que sus reducidas dimensiones que apenas alcanzan los cinco metros de ancho se debían a que, en pleno boom inmobiliario, se construían casas muy estrechas para amortizar al máximo el espacio que había en el centro.

La casa que hoy podemos visitar no es exactamente la misma. En el siglo XIX se le añadieron dos pisos y se cambió notablemente la fachada. De hecho, si el edificio sigue en pie es gracias a los desvelos del gran cronista madrileño, Mesonero Romanos, que en ese mismo siglo impidió que se cumplieran los planes municipales de derribarla apostándose él mismo delante del inmueble toda la noche y según cuenta la leyenda, evitó que hicieran su trabajo los albañiles. Por iniciativa suya se puso la placa en la que se recuerda al insigne inquilino.

Con información de La Vanguardia

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.