[JESÚS ÁNGEL SEMPRÚN PARRA]: 70 AÑOS DE CREADA CUMPLE LA DIRECCIÓN DE CULTURA DE LA UNIVERSIDAD DEL ZULIA.

AUTOR Agencia Literaria

La reapertura de la Universidad del Zulia, motivó al Ejecutivo del estado Zulia a dictar un decreto declarando el primero de octubre como día de la Cultura Zuliana e Investigación Científica del Estudiante, de fecha 28 de septiembre de 1946. Lo que indica de por sí que la Máxima Casa de Estudios es un faro potente de irradiación de cultura. Sin embargo creó la Dirección de Cultura en enero de 1947, bajo la denominación de Coordinación General de Cultura Universitaria, siendo sus titulares ese mismo año, los doctores Eduardo Matthyas Lossada y Alfonso Portillo Gómez. Desde sus comienzos se encargó del manejo de la biblioteca general, edición de revistas, folletos, gacetas que expresaban las diferentes actividades artísticas, culturales y los diferentes trabajos e investigaciones científicas, tanto regionales como nacionales. A partir de 1948, la Dirección de Cultura comenzó a hacerse sentir y mostrarse institucionalmente, encargada de todo el quehacer cultural de la región, el pueblo y la nación para así proveer exaltación, difusión, investigación, dando con ello peso e importancia al aspecto académico universitario. Durante la rectoría del doctor Jesús Leopoldo Sánchez (1949-1950), se elevó a Dirección de Cultura, adscrita al rectorado, con el fin de orientar y dirigir las actividades de Extensión Cultural de la universidad, contribuyendo a la formación del alumnado y a la difusión de la ciencia y la cultura en el seno de la colectividad (Ley de Universidades, Art. 125). En esa etapa su primer director fue el doctor José Ortín Rodríguez (1948-1955), realizando una labor meritoria por el estudio y valoración del hecho cultural, se crearon así diversas actividades y eventos que lograron mayor y mejor interrelación entre la Universidad y la Comunidad, principio y esencia de la actividad de extensión universitaria. Las actividades artísticas de mayor relevancia durante la dirección del doctor Ortín Rodríguez, fueron: el teatro, la música, las artes plásticas, los eventos culturales y las conferencias. De hecho, en 1950, se fundó el Grupo de Teatro Universitario “Sábado” y la Coral Universitaria, dirigidos por la profesora Inés Laredo y el maestro Julius Bando, respectivamente. Más tarde, fueron nombrados el doctor Germán Briceño Ferrigni (1955-1958), el doctor José Antonio Borjas Sánchez (1958-1961) y el señor Felipe Hernández (1961-1968), quienes tuvieron siempre preocupaciones por el trabajo intelectual y creativo de los universitarios, destacando siempre la figura del doctor Jesús Enrique Lossada. El 30 de abril de 1962, en el período del señor Felipe Hernández, comenzó una nueva actividad artística, conocido como el Cine Club, fundado por los esposos Alberto y Josefina Urdaneta. Es importante destacar la figura de Berthy Ríos, periodista, poeta y escritor, quien en 1965 se encargó del Departamento de Extensión de la Dirección de Cultura y poco tiempo después fue nombrado director-adjunto, cargo que ocupó hasta el momento de su muerte en 1979. En 1966 se fundó la Orquesta Típica y la Estudiantina de la Universidad del Zulia, bajo la dirección de Omer Medina Áñez, guiado por la necesidad de crear agrupaciones de esta naturaleza, con un repertorio de música venezolana y zuliana en particular. El licenciado César David Rincón fue designado director (1968-1972) por el rector doctor José Manuel Delgado Ocando. Rincón fue un destacado poeta e intelectual, integrante del reconocido grupo literario Apocalipsis. En 1969, se creó Danzaluz, dirigida por la maestra Marisol Ferrari. En ese mismo año, la Dirección de Cultura, se convirtió en pionera del desarrollo del teatro de títeres en el estado Zulia, y en especial de Maracaibo; con la fundación del Taller de Títeres Chímpete Chámpata, encabezado por Teresa Ojeda, Carlos Aguirre Fulcado, Carlos de La Cruz, Aristóteles Soto, Alexis Gotera, Luz Marina Gutiérrez y Laura Antillano, como directora general. En 1972, con el doctor Sergio Antillano como director, se inauguró un Fondo de Publicaciones de Autores Zulianos, el cual comprendió temas de actualidad, dando ello aportes al proceso cultural de la región. Se logró organizar una serie de biografías escolares, entre quienes se encontraban: Jesús Enrique Lossada, José Ramón Yepes, Francisco Ochoa, Francisco Eugenio Bustamante, Eduardo Mathías Lossada, Elías Sánchez Rubio, Udón Pérez y otros. En el impulso de las publicaciones y el cuidado de las ediciones fue fundamental la participación del poeta Berthy Ríos. En 1975 tuvo importantes invitados, entre ellos el poeta Nicolás Guillén, con una programación que incluyó unos recitales, a los cuales se unieron Miguel Otero Silva y Aquiles Nazoa. La bailarina cubana Alicia Alonso impartió notables charlas en el Teatro Baralt, quien además vino acompañada de su ballet. Continuó con esta labor el licenciado Francisco Gotera Alarce (1976-1978) y en 1978, ocupa de nuevo la dirección el poeta César David Rincón y durante su gestión se conformaron otras actividades artísticas y se crearon otros departamentos. En esa gestión, la Dirección de Cultura logró ampliar algunas secciones, nuevos grupos, etc. En 1979 trabajó en la Dirección de Cultura, la Comisión Evaluadora integrada por: Dr. José Antonio Borjas Sánchez, Licda. Olga García Arenas y Sra. Ofelia Soto. Posteriormente, se ocupó de la dirección el licenciado Juan Gregorio Rodríguez Sánchez (1980), luego el profesor Max Alliey Castro (1981) como encargado. En 1981, dirigida por la licenciada Noelí Pocaterra de Oberto, se incorporó el departamento Socio-Antropológico, después de ocho largos años de lucha en el área de estudio de las diversas etnias indígenas existentes en la región; ello producto de la inquietud de la no existencia de un organismo encargado de su defensa y valorización, además, por ser la raíz de nuestra identidad. En ese mismo año, el licenciado José Antonio Martín, como su director, se propuso notables cambios. Tomó como base el decreto expuesto por el doctor Luis Herrera Campins donde se hizo hincapié en la mayor promulgación en defensa de la cultura como identidad nacional, además se realizó un seminario en Maracaibo sobre la Dirección de Cultura surgiendo con ello lineamientos, nuevas ideas, conclusiones y sugerencias de cómo debería ser la dependencia. Al año siguiente, se realizó un diagnóstico entre la Dirección de Cultura y la Unidad de Planificación sobre el funcionamiento que ésta había presentado hasta el momento, lo que originó: “Las bases para la definición, organización y coordinación de la Dirección de Cultura como dependencia de extensión socio-cultural”. Este diagnóstico arrojó como resultado la poca importancia que se le ha prestado a la cultura, a pesar de estar colocando a la Universidad en un prestigioso lugar fuera y dentro del país. El diagnóstico dejó al descubierto además, que no tenía sede propia que les permitiera una mayor y mejor integración de sus diversas áreas, el presupuesto designado siempre fue mínimo e insuficiente, era necesario realizar una rígida selección de personal calificado para cada área que así lo requería. Todo esto dio como resultado la creación del “Proyecto Cultura” que plasmó todo el orden deseado para la dependencia, una eficiente estrategia de trabajo que permitió organizar y administrar las diferentes áreas, organizándolas a su vez en departamentos, cada uno con sus objetivos, metas establecidas, tratando las definiciones básicas pertinentes con la dependencia; ello le dará un nuevo sentido a la Dirección de Cultura y quedará conceptualizada como “catalizador de la producción”, entre la Universidad y la comunidad, logrando una mayor interrelación y mayor intercambio de valores. Este proyecto fue aprobado el 5 de abril de 1983. A partir de ese momento la Dirección de Cultura tomó otro norte con un sin fin de actividades programadas, cátedras, talleres; el personal es seleccionado con sus méritos y experiencias, esto permitió confiabilidad y credibilidad a las tareas desarrolladas dentro de la región, dando así mismo protección a la Universidad del Zulia. El “Proyecto Cultura”, aprobado por la Comisión Delegada del Consejo Universitario el 15 de junio de 1983, en sus consideraciones específicas señaló: “La Dirección de Cultura queda definida como una dependencia de Extensión Socio-Cultural. Con ellos se cumple con la Ley de Universidades, con los fines y objetivos universitarios y con la atención del área cultural dentro de la universidad y en servicio tanto de ésta como de la comunidad en general”. Con una Dirección de Cultura reorganizada y clara en sus objetivos, fue escogido al licenciado Argenis Gómez como el nuevo titular. En 1986, bajo la dirección de la doctora Iris Parra de García, se logró el proyecto del Museo de Arte Vial, que expandió y abrió nuevos horizontes a las Artes Plásticas. Se creó el Centro de Difusión Yukpa, el Servicio e Investigación Indígena (SEDINI), en el área Socio-Antropológica. Al año siguiente, se le concedió a la dependencia por primera vez en la historia de su creación, una sede propia. Sede que estará conformada no sólo por los diferentes departamentos que la integran, sino la parte administrativa de los servicios generales, Dirección de la Unidad de Publicaciones y de Información, lo que permitió una mayor concentración de las diversas actividades realizadas tanto culturales como de control del personal de la dependencia universitaria. En los meses de junio-julio de 1988, salió a la luz pública el primer número de Yanama, revista de teatro latinoamericano, dirigida por Nicanor Cifuentes. Para finales de ese año, tomó la dirección José Antonio Castro que realizó sus funciones hasta el 15 de enero de 1989, cuando le sucedió en la dirección el Ing. Víctor Carreño. El 7 de enero de 1991 la Dirección de Cultura es dirigida por la profesora Inés Laredo, fundadora del área del teatro y del Teatro Universitario, luchadora por el crecimiento del teatro, así como su expansión y difusión. A finales de octubre de 1992 fue nombrado como director, el licenciado Alexis Fernández; fue una gestión muy dinámica y orientada fundamentalmente hacia la literatura y las publicaciones. Fue uno de los períodos donde más se publicó de forma coherente a través de colecciones: 464 años de la Ciudad de Maracaibo, La Memoria Ilustrada, Álbum del Sol, Lago de Maracaibo, Tornasol, entre otras. Las dos últimas colecciones en coedición con la Secretaría de Cultura del estado Zulia, así como se promovieron algunas publicaciones periódicas sobre Arte y Literatura. A partir de 1996, la Dirección de Cultura continuó en manos de los directores: Dr. Jorge Balzán (1996-1998), Mgs. Egno Chávez (1998-2000), Mgs. Eddy Aguirre Saavedra (2000) y Prof. José Francisco Ortiz (2001). En 2001 se conformó una Comisión Organizadora, integrada por el antropólogo Nemesio Montiel Fernández, la licenciada Rita Elena Ávila, el artista Luis Cuevas, el ingeniero Carlos Zapata y el licenciado Alejandro Vásquez. Encargados de evaluar y reorganizar la dependencia universitaria. En ese mismo año fue designado el antropólogo Nemesio Montiel Fernández como director, constituyéndose en un período provechoso en eventos culturales y se crea el Departamento de Música coordinado por maestro Jorge Quintero. Luego la también antropóloga Jackelin Vílchez pasó a ser su titular. En el año 2008, la nueva titular doctora Iraima Georgina Palencia, designó una Comisión de Cultura con funciones especiales para sugerir acciones necesarias para definir el proyecto cultural de la Universidad del Zulia. Dicha Comisión estuvo integrada por: Iraima Georgina Palencia como coordinadora y Emilia Bermúdez como coautora líder, los miembros Régulo Pachano, Dinah Bromberg, Pedro Romero, Edward Pérez, Luis Gómez, Carlos Ildemar Pérez, Carmen Montes, Miguel Ángel Campos y Luis Perozo Cervantes en representación de los estudiantes. La Comisión arrojó como resultado la elaboración sin precedentes de la Política Cultural de LUZ. Base de nuestra identidad (2011). Entre otras publicaciones editó el libro Memorias del Grupo de Teatro Universitario Sábado (2013), de Inés Laredo. En mayo de 2016, se designó como nuevo titular al artista visual y arquitecto, Luis Gómez, en reemplazo de Georgina Palencia, quien se plegó a la gestión organizacional y a las políticas de la anterior titular y tuvo como bandera algunos proyectos pilotos que se mantuvieron en el tiempo. Directores de Cultura: Eduardo Matthyas Lossada (1940), Alfonso Portillo Gómez (1947), José Ortín Rodríguez (1948 y 1951), Germán Briceño Ferrgni (1955), José Antonio Borjas Sánchez (1958), Felipe Hernández (1961), César David Rincón (1968), Sergio Antillano (1972), Francisco Gotera (1976), César David Rincón (1978), Comisión Evaluadora: José Antonio Borjas Sánchez, Olga García Arenas y Ofelia Soto (1979), Juan Gregorio Rodríguez Sánchez (1980), Max Alliey Castro (e) 1981, José Antonio Martín (1981) Argenis Gómez (1984), Iris Parra de García (1986), José Antonio Castro (1988), Víctor Carreño (1989), Inés Laredo (1991), Alexis Fernández (1992), Jorge Balzán (1996), Egno Chávez (1998), Eddy Aguirre Saavedra (2000), José Francisco Ortiz (2001), Comisión Reorganizadora: Nemesio Montiel Fernández, Alexis Andarcia, Rita E. Ávila, Luis Cuevas, Carlos Zapata y Alejandro Vásquez (2001), Nemesio Montiel Fernández (2001), Jackelin Vílchez, Iraima Georgina Palencia (2008) y Luis Gómez (2016).

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.