[MARACAIBEÑO]: “Poetas, burócratas, políticos” por Carlos Ildemar Pérez

AUTOR Agencia Literaria

POETAS, BURÓCRATAS , POLÍTICOS

Carlos Ildemar Pérez

Los poetas siempre serán una molestia para los políticos de cualquier cuño o tendencia ideológica por muy avanzada o liberadora que esta sea, y  las víctimas predilectas de los burócratas  culturales de turno. Yo he padecido en carne propia y en distintas épocas, en la actual y en las del pasado, exclusiones y humillaciones absurdas, que me avergüenza de solo pensarlo que pudieron haber ocurrido.  Con más de treinta años acuestas escribiendo poemas, diez y seis libros editados, y otra veintena de libros  inéditos, con todo y esto, aún no existo como poeta en esta ciudad, tal vez en algunas partes de Venezuela como Caracas, Valencia o Mérida sí existo como poeta sobre todo en los últimos tres años para acá; pero en esta ciudad aún no existo, estoy completamente invisibilizado, a la espera de que  los gobiernos regional izquierdista o municipal derechista se le ocurra  investigar sobre los aportes que uno ( y otros poetas que andan por ahí abandonados a la buena de dios)  como poeta ha  dado a la renovación de la historia de la cultura literaria del estado Zulia.

La sensibilidad de los políticos para nada es poética y no puede serlo en una realidad demasiado conservadora, o sea tan antiestética como la nuestra, además eso de que un político respete la poesía y admire a los poetas sería una traición para su oficio de político, iría en contra de sus principios maquiavélicos. En el caso de los burócratas que detentan cargos culturales temporales, y donde al cogerle el sabor al carguito desean perpetuarse cual monarquía, su ignorancia supina o omisión es tan banal como cruel; actúan contra los poetas con un rechazo ejemplar, como si el reconocimiento de la valía de la creación poética fuera suficiente para que los poetas los despojaran de los carguitos que han sabido ganar a fuerza de consignas politiqueras inventadas para engañar entre campaña y campaña electoral, o lo  que será siempre lo mismo, entre carnaval y carnaval electoralista.

He sido calificado de talibán y escuálido, chavista y  anti-chavista, por los que detentan los cargos culturales o políticos en el Zulia, en  franco acto bajo y rastrero de mezquindad contra un poeta quien se ha mantenido al margen de las pugnas politiqueras de ocasión,  y que lo único que ha hecho es trabajar fuerte sin sueldo de burócrata o político.

El poema de un burócrata siempre será una cancioncita de adulación para los jefes, el del político de oposición o no, será un poemita heroico hueco y demagógico; en cambio, el poema del poeta no será sino auténtico y valioso, entrañable y trascendente.

Publicidad

AUTOR Agencia Literaria

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*