Selección de poemas inéditos de Josbel Caraballo Lobo

AUTOR Agencia Literaria

JOSBEL CARABALLO LOBO. Ingeniero de Sistemas (UNEXPO-LCM, 2010), poeta, actor. Participante de la II Edición del Taller Juegos Para Un Montaje Teatral (Taller Experimental de Teatro, 2012-2013), y del Taller Nacional de Teatro (Fundación Rajatabla, 2014-2015). Algunos de sus poemas fueron publicados en la revista Estelas, del Grupo Literario Nosotros, y en la antología Poetas de Vargas, Tomo I (Alcaldía del Municipio Vargas, 2008). Ganador del Primer Premio de Poesía Juan José Breca con el poemario En la hendidura (Grupo Literario Nosotros, 2011). Mantiene inéditos los libros: Zona en reclamación, Entre tu boca y la palabra, Mientras mayo te acaricie, A la sombra de las puertas, Febrero.  Obra poética: En la hendidura (2011), El olor de otras palabras (Ediciones del Movimiento, 2015)


me dijeron ciudad y quedé a la intemperie sin vuelta atrás
Carlos Ildemar Pérez

LAS HORAS VENCIDAS en el calor de mi ordenador, muerden la imprecisión del descanso. Es jueves, cuando extravío una ciudad donde mi rostro de mitad autopista, estalla un olor de viejos importes, que la sal atraviesa de prisa, como un cuerpo lanzando desde el andén sus orillas de fango. El rapto en medio de la mugre es identidad. La sed que me despierta del sopor, llega sin equipaje. Viene forjada en números escritos a cada instante, en una angustia de coger papeles, llamar a unos cuantos y abandonar lo que antes no se pudo.


LA VENTANA DEL AUTOBÚS elige un mejor lugar para maldecir. En la basura, las negras pisadas buscan un trozo de pan, un mar en vicio de retorno que arrastre a los buhoneros hacia otras dudas, que digan reposar mejor su costumbre de aguardar. Ningún odio atrapa el desconsuelo; ninguna queja. Un estruendo repite sus ángulos en cada piel: pide inventar designios a los primeros vértigos. (Debimos huir). El traqueteo del motor mancha la ansiedad de un aceite amargo. Seguimos bajando, y ya no importa cuántos más siguen hurgando. Sedentarios, ambulantes, perdimos.


REPLETO DE VANIDAD y cortocircuitos, voy desvanecido por mis primeros recuerdos del callejón. En la esperanza de un calor menos difícil, de un azul bisiesto que derrumbe lo que no me quedó de la niñez, salgo a la calle, consumado en transportes que viven la mugre de sustancias dolorosas inoculando el suceso de la risa. Una corneta revienta el tedio de mis utopías. Dejo de escribir. Tan sólo anoto en mis pulsaciones lo que dejé en agosto, lo seco de morir por la culpa de otro lunes con vapor de pérdida, de sosiego. El metro duerme de pie. Las calles repletas avanzan sin mí, abarrotando de cables esta mañana. Los periódicos lloran de placer el peor de los días.


MAÑANA CONTARÉ UNA CIUDAD con estas palabras. Una canción desde la casa de mis vecinos me hará pensar en la gente que se fue, en mis años de estudiante universitario, cuando el caos apretando dentro y el desgaste de sentir, pesaban mejor de lo que ahora. Mañana no sabré despertar. Llegaré hasta una página de tráfico y de cornetas. Vacilaré en las esquinas un viejo amor y venceré al poema. No importa que no regrese. Mañana será mentira y, aun así, querremos más. Seremos mar y más.


2017. El rastro de la noche y su sombra muerden la ebriedad del asfalto. También yo, vagabundo de las seis de la mañana, cuando vuelvo a abandonar un libro y me entrego a este frío que por dentro pesa más. Un sueño que no repara los códigos en mi cabeza, desvanece la ilusión de la grasa y el polvo seduciendo las aceras. Han pasado cuatro años y no logro precisar entre mis páginas aquel fuego de impotencia. Hoy los muchachos vuelven a bailar los gases y los olores del desengaño. Mi temor de siglos, heredará una derrota de los huesos de la ciudad. Pienso que caerá el dictador, pero no entiendo bien qué haremos con eso. Casi no sé. Las seis y cinco, y es tarde para maldecir. Casi no alcanzan estas palabras.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.