“DR. ADOLFO PONS ROMERO En el primer centenario de su nacimiento”. Por Ernesto García McGregor

AUTOR Agencia Literaria

ADOLFO PONS ROMERO.
En el primer centenario de su nacimiento

(19 de mayo  2014)

 Ernesto García Mac Gregor

Se hace difícil si no imposible describir en corto tiempo la vida de este polifacético y prolífico personaje que fue médico, profesor universitario, investigador, sanitarista, escritor, historiador, biógrafo, político, gremialista, naturalista, ofidiólogo, ornitólogo y todas estas facetas las vivió a plenitud. Por razones obvias sólo se mencionará lo más resaltante de este gran maracaibero quien consagró su extraordinario talento al estudio y a la solución de los problemas que afectan la salud. Fue científico e intelectual de alcurnia, así como investigador acucioso y profundo.

Adolfo Pons Romero, nació en Maracaibo el día 19 de mayo de 1914 producto de la unión conyugal del Dr. Jaime Pons Ojeda y doña Adelina Romero, oriunda de Machiques de Perijá. El Dr. Jaime Pons su padre, nació en Maracaibo (1877-1958) y también fue médico, con tesis doctoral de la Universidad del Zulia, otorgada en 1898 cuando aún no habían clausurado nuestra máxima casa de estudios. Al respecto, es importante destacar, que desde el año anterior y por primera vez en el país, el Código de Instrucción Pública, había implantado como obligatorio en el ámbito nacional, que para obtener el título de Doctor, era necesario la presentación de una tesis doctoral. La primera tesis doctoral presentada en Venezuela correspondió al Dr. José Encarnación Serrano en 1897 en la Universidad del Zulia. En los dos años posteriores se presentaron un total de 12 tesis en el Zulia, entre ellas la ya mencionada del Dr. Jaime Pons. Esto viene a colación porque la primera tesis doctoral de la Universidad Central de Venezuela en Caracas se presentó en 1900, tres años después que las aludidas de LUZ. Para 1910, se consideraba al Dr. Jaime Pons como el decano de los médicos rurales, cargo que desempeñó notablemente durante 50 largos años.

Volviendo a nuestro agasajado, el mismo año de su nacimiento se dieron dos hechos de especial consideración: estalló la I Guerra Mundial, y en el Zulia, ocurrió el reventón del Zumaque I, que fue en parte opacado por la conflagración, ambas fechas centenarias. El año anterior había nacido Vicente Convit, galeno y genio investigador quien sobrevivió los cien años hasta mayo de 2014 para gloria de la medicina local y mundial.

La educación primaria del Dr. Pons, se realizó en el acreditado Instituto Pestalozziano de Maracaibo, que fue dirigido durante 39 años por el conocido educador Hermágoras Chávez.

Los estudios de secundaria los realizó en el Colegio Federal, antes llamado Colegio Federal de Varones, que ya para entonces se había convertido en instituto mixto, y que en 1936 tomaría el nombre de Liceo Baralt. Su tesis de Bachiller fue el trabajo titulado “Los escorpiones”, lo cual demuestra la inclinación que desde muy joven este estudiante sentía por las Ciencias Naturales. Esta afición lo acompañará el resto de su vida, le abrirá puertas y le proporcionará grandes satisfacciones.

Debido a que la Universidad del Zulia había sido clausurada en 1903, el joven  aspirante a galeno hubo de trasladarse a la ciudad de Caracas para dar inicio a sus estudios de Medicina en la Universidad Central de Venezuela. Allí se destacó de tal manera, que al final de su carrera en 1936, fue galardonado por la Federación de Estudiantes de Venezuela, entre otros, con el premio Medalla de Oro del Internado y Diploma de Honor, que además incluía una pensión de 500 bolívares mensuales durante dos años con pasajes de ida y vuelta, a un país del exterior, a fin de facilitarle el perfeccionamiento de sus estudios. Este premio tenía casi tres décadas que no se entregaba, hasta el punto de que el destacado historiador médico Dr. Oscar Beaujon, en el libro “Biografía del Hospital Vargas” inmortalizó al novel alumno  cuando expresó: Un brillante estudiante zuliano, Adolfo Pons, de carrera hospitalaria destacada y de vocación científica extraordinaria, rompió el cerco que durante veinte y seis años había mantenido oculta a la Medalla de Oro del Internado.

La tesis de grado con que fue galardonado se llamó “Algo más sobre la dolencia de Chagas en Venezuela” que demuestra desde entonces, su preferencia por la Medicina Tropical. Ese mismo año de 1936 obtiene el título Doctor en Ciencias Médicas, al presentar su tesis doctoral titulada “La sífilis en el Hospital Vargas” que mereció mención honorífica y diploma.

Los estudios de posgrado los realizó en la Universidad de Londres, donde se inscribió en el Curso de Medicina e Higiene Tropical (1937-1938) y en Río de Janeiro donde recibió entrenamiento en el Servicio de Fiebre Amarilla de la Fundación Rockefeller (1938). Como dato curioso, en 1917, 21 años antes, se instaló en el hoy Hospital Central, la Fundación Rockefeller para hacer un estudio sobre la llamada en aquel tiempo, “fiebre de aclimatación” que terminó por ser la famosa y temida fiebre amarilla. Al concluir el estudio, el material completo fue donado al Hospital, que resultó ser el primer laboratorio científico que tuvo la ciudad.

Retomando la narración, al finalizar estos cursos de posgrado mencionados, regresó a Venezuela y fue nombrado Médico Jefe de la División de Fiebre Amarilla del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social de Venezuela, cargo que ejerció desde 1939 hasta 1942, fecha en que se traslada definitivamente a su querida tierra natal Maracaibo. En ese tiempo (1941) publica en la Gaceta Médica de Caracas, el trabajo “Primer caso de Leishmaniasis Visceral o Kala Azar en Venezuela, y lo presenta ante la Academia Nacional de Medicina

En 1948 regresa a Río de Janeiro y cursa en el Servicio de Medicina Tropical del aún famoso Instituto Oswaldo Cruz, bajo la dirección de Evandro Chagas, hijo de Carlos Chagas, descubridor de la enfermedad que lleva su nombre y sobre la cual trató el trabajo de grado de médico del Dr. Pons.

Luego de la reinstalación de la Universidad del Zulia en 1946 y al iniciarse el cuarto año de estudios de la carrera Medicina en el año 1949, nace su carrera docente administrativa. Funda la Cátedra de Patología Tropical, y es nombrado su profesor, cargo que desempeñó hasta su jubilación en 1977. Aún está vigente ese Pensum de Estudio en la Escuela de Medicina. Donó su biblioteca con gran número de revistas al Departamento de Microbiología, Parasitología y Patología Tropical.

Tuvo como primer ayudante al reconocido internista venezolano Dr. Augusto León (1919-2010). Fue Miembro en varias oportunidades de los Consejos de Escuela, Facultad y de Departamento, y se ocupó de innumerables actividades administrativas y de otra índole. Participó por ejemplo, en la comisión que rescató el busto del fundador de los estudios médicos en el Zulia, D. Joaquín Esteva Parra que se encontraba arrumado desde hace años en los depósitos del Ejecutivo. La efigie fue colocada en la Facultad de Medicina. Luego de su jubilación (1978) y para el momento de su muerte, se encontraba elaborando el manuscrito de un libro sobre “Patología Tropical”, con el cual aspiraba culminar su extensa labor docente de casi tres décadas en la Facultad de Medicina de la Universidad del Zulia. Todavía en 1969 realiza pasantía en el “Gorgas Memorial Institute” de  Panamá que fue creado como tributo al doctor William Gorgas, quien había erradicado la fiebre amarilla durante la construcción del Canal de Panamá. Este instituto se encuentra hoy en pleno funcionamiento. Durante su dilataba labor científica, el Dr. Pons realizó numerosos trabajos de investigación médica, de los cuales publicó 23.  Su contribución, en especial al estudio de la malaria y la fiebre amarilla en nuestro ambiente fue sustancial. Sin duda alguna, el Dr. Adolfo Pons es el Padre de la Medicina Tropical” en el estado Zulia, y fue una de las mayores autoridades de esa materia en Venezuela.

Como gremialista, su actividad fue permanente y fecunda, debido a que colaboró en la solución de grandes problemas tanto en el Colegio de Médicos del Zulia como en la Federación Médica Venezolana. Sus exposiciones en asambleas siempre fueron precisas, inteligentes y oportunas. El Dr. Pons fue elegido presidente del Colegio de Médicos del estado Zulia en cuatro ocasiones. Durante la primera presidencia, período 1951-1952, ocurrió la transferencia de los hospitales Chiquinquirá y Central, de manos privadas (Sociedad de Beneficencia) al Ministerio de Sanidad. Circunstancia ésta con grandes implicaciones de tipo laboral, profesional y ético, que se prolongó durante su segunda presidencia 1952-1953. En su tercera presidencia 1954-1955, se instaló el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales que será tratado a continuación y en 1955 es elegido presidente unánimemente por cuarta vez.

En 1946 se crea el Instituto de los Seguros Sociales en Caracas pero con jurisdicción en todo el territorio nacional. En el Zulia se oyen rumores de una posible instalación del IVSS local y se nombró una comisión donde participó el Dr. Pons quien se convertirá en protagonista de las divergencias por razones organizativas y deontológicas entre el Colegio de Médicos y la Federación Médica por un lado y el Seguro Social por el otro. Se rompieron las relaciones entre las dos partes y el presidente Marcos Pérez Jiménez inauguró impositivamente en diciembre de 1945, el IVSS en Maracaibo. Fue necesario que se derrocara la dictadura para que se solventaran favorablemente las discrepancias y reinara la armonía y el entendimiento. A escaso un año de fallecido el Dr. Pons, se inauguró en 1983, el hospital del Seguro Social que lleva su nombre, en reconocimiento por el esfuerzo en la búsqueda de la perfección y como merecido homenaje a un galeno que lo dio todo para gloria de su profesión

Como hobby tocaba el acordeón bastante bien, jugaba el Bridge e incluso  representó a Venezuela en torneos internacionales en esta difícil disciplina. Como naturalista dejó una colección de ofidios venezolanos considerada como una de las mejores” del país, pero donde verdaderamente se destacó fue en la ornitología, ya que conformo una colección inmensa de aves de la región occidental del país, colección que fue originalmente donada a la Fundación Phelps, con la cual mantuvo una gran relación. En el marco del II Congreso Venezolano de Ornitología llevado a cabo en la ciudad de Maracaibo el 21 de noviembre 2012, se dictó la conferencia “De la Medicina Tropical al naturalismo regional” como una semblanza en homenaje al Dr. Adolfo Pons, uno de los más grandes coleccionistas de pájaros en el país. Este afamado médico reunió aves de 60 familias diferentes, sumando en su totalidad una cantidad de 6 mil 440 ejemplares de aves silvestres, provenientes de todas partes de Venezuela, en especial de la Sierra de Perijá.  Actualmente la colección se encuentra en el Museo de Historia Natural La Salle en Caracas. Esta afición de explorador y amante de la naturaleza hizo que perteneciera a la Asociación de Scout de Venezuela del Zulia, donde se desempeñó como su presidente en 1959. Los Scout  de Venezuela tuvieron su origen en Maracaibo y la institución festejó su primeros 100 años en 2013.

        El Dr. Pons se consagró como un indigenista de máxima calidad ya que le apasionó la investigación sobre la existencia primitiva de nuestras tribus aborígenes. Uno de sus grandes orgullos y sueños, fue la fundación en plena selva de la Sierra de Perijá, a orillas del río Yaza, de la Estación Biológica Experimental “Kasmera” a 35 kilómetros de Machiques. Kasmera era el nombre de un caserío indígena ya desaparecido. En ese centro donado a la Universidad del Zulia se hicieron importantes investigaciones médicas, antropológicas y de Ciencias Naturales, así como una labor médico social para los indígenas que pueblan la región. Su amplio estudio sobre la vida de los motilones es de revisión obligatoria para cualquier estudio relacionado con el tema. También merecieron su atención los problemas médico sociales de la Guajira venezolana. El Dr. Pons cooperó con el famoso libro “La Región de Perijá y sus habitantes”, de la Sociedad de Ciencias Naturales La Salle, publicado por la Universidad del Zulia. En septiembre de 1962 aparece el primer número de la revista científica Kasmera de prestigio internacional, publicación arbitrada, orgullo del Zulia, donde se divulga información científica de altura. Es el órgano oficial del Departamento de Microbiología, Parasitología y Patología Tropical de la Escuela de Medicina. Esta publicación se ha mantenido hasta el presente y es la única de su especialidad en Venezuela.

Abordando otro tema, el Centro Histórico del estado Zulia (antecesor de la Academia de Historia) fue creado por decreto del doctor Manuel Maldonado, presidente del estado, con fecha 24 de julio de 1940. Pero no hubo instalación, ni la institución llegó a funcionar. Como diría don Abraham Belloso: “El decreto se apagó en el fondo de alguna gaveta, en los archivos oficiales, salvándose para el buen recuerdo de aquel momento el gesto del decreto”. Le siguieron nuevos decretos de reorganización en los años 1945, 1949, y dos en 1959 pero la Institución continuó con sus altibajos hasta que en 1976, el gobernador Dr. Omar Baralt, derogó los anteriores decretos y creo la Academia de Historia del estado Zulia con 21 Miembro o Individuos de Número, entre los cuales figuraba el Dr. Adolfo Pons quien ocupó el Sillón XI hasta su fallecimiento. Lo sucedió  en 1985, otro médico quien le dedico gran parte de su vida a la historia, en especial de Maracaibo.

Se trata del recordado Dr. Orlando Arrieta Meléndez, fallecido en febrero de 2013, amigo, colega y emparentado con el Dr. Adolfo Pons, digno sucesor quien ocupara la presidencia de la Academia en dos ocasiones. El número de Miembros se había elevado a 24 en 1984 y el Dr. Arrieta lo llevó a 25 en su segundo período.

En marzo de 1978, el Dr. Adolfo Pons presenta su trabajo de incorporación como Miembro de Número de la Academia de Historia del estado Zulia con el libro “Significación histórica de la Sociedad Médico Quirúrgica del Zulia”. Un magnífico aporte a la trayectoria de tan benemérita sociedad que fue fundada en 1917 y que utilizó como medio de divulgación el boletín llamado La Beneficencia, que sin duda alguna, con sus 77 años de publicación fue el decano de la prensa médica en toda Venezuela. En 1927, la Sociedad Médico Quirúrgica del Zulia crearía su propio boletín donde ha quedado plasmada gran parte de la historia de la Medicina local. En este libro, el Dr. Pons hace una semblanza muy completa de cada uno de los fundadores de la Sociedad Médico Quirúrgica del Zulia.

La obra en cuestión la publicó el Dr. Adolfo Pons para conmemorar los 50 años  de existencia de la ilustre Sociedad, la cual por decreto de la Asamblea Legislativa del estado Zulia con fecha 28 de julio de 1967 fue elevada a la categoría de academia. Es así como el 6 de agosto de ese año, cuando se celebraban estas bodas de oro, se instaló la Academia de Medicina del Zulia con 50 miembros titulares de número. Demás está decir que el Dr. Pons fue uno de sus miembros vitalicios.

        El otro gran aporte a la historia local del Dr. Adolfo Pons fue su libro “Vida y obra del Dr. Francisco E. Bustamante”, publicado por la Universidad del Zulia en 1976 y cuya dedicatoria dice: “Dedico esta obra a mi esposa Amy Ávila, bisnieta de Manuela Bustamante de Eduardo, hermana del Dr. Francisco Eugenio Bustamante. El padre de la señora Amy, fue el conocido odontólogo maracaibero Eduardo Francisco Ávila Eduardo (1891-1992), graduado en Filadelfia, EEUU quien ejerció su profesión hasta los ochenta y dos años de edad, en su clínica privada de la calle Ciencias.

El Dr. Adolfo Pons también incursionó profundamente en política, fue diputado al Congreso Nacional, vicepresidente del Concejo Municipal de Maracaibo, representante del Ministerio de Educación ante el Consejo Universitario de la Universidad del Zulia, miembro de la Junta Patriótica del estado Zulia durante el gobierno del general Marcos Pérez Jiménez, cuando fue detenido por la Seguridad Nacional en los últimos días de la dictadura.

        Perteneció a numerosas sociedades nacionales e internacionales.  Entre ellas a la Sociedad Real de Higiene y Medicina Tropical de Londres. Fue fundador del Capítulo Zuliano de Medicina Interna y postulado como su presidente. Miembro de la Sociedad Venezolana de Gastroenterología y de la Sociedad Venezolana de Dermatología.

Fue presidente fundador de la nueva y de la vieja Policlínica d’ Empaire, en el primer caso logró la venta de consultorios en propiedad horizontal. Recibió la Orden Andrés Bello, en su Primera Clase por su actuación como fundador de la Universidad Rafael Urdaneta de la cual fue presidente de la junta promotora. De igual manera recibió la Orden al Mérito Universitario “Dr. Jesús Enrique Lossada” en su Primera Clase, y también la Orden Ciudad de Maracaibo

De su matrimonio con la señora Amy Ávila Heys nacieron cuatro hijos: Adolfo Eduardo, Beatrice, Amy Lucila y Leonel Gerardo. Al fallecer el 13 de septiembre de 1982, desaparece un insigne médico venezolano, notable investigador, incansable docente, gran emprendedor de obras de trascendencia social y excelente jefe de familia. La Medicina Tropical perdió un baluarte insustituible.

Concluiré esta breve semblanza parafraseando al Dr. Adolfo d´ Empaire quien expresó. “Es sumamente útil que de vez en cuando se rememore los hechos que han pasado; que se saquen de nuevo a la luz los rasgos de los hombres grandes que nos han precedido y se pongan de manifiesto a las nuevas generaciones.

Muchas gracias…

BIBLIOGRAFÍA

Arrieta, Orlando. Notas para la historia de la Medicina del Zulia. Ars Gráfica. Maracaibo. 1988.

Arrieta, Orlando. Historia del Colegio de Médicos del estado Zulia. Impresora Nacional. Maracaibo. 1991.

Arrieta, Orlando. Historia de la Academia de Medicina del Zulia. (Primeros XXV años). Academia de Medicina del Zulia, Maracaibo. 1992.

Arrieta, Orlando; Cuadra Molina, César y García Mac Gregor, Ernesto. Historia de la Medicina interna en el Zulia. Astro Data. Maracaibo. 2007.

Balza Santaella, Tito. Del Centro Histórico a la Academia de Historia del estado Zulia. En Diccionario bibliográfico de la Academia de Historia del estado Zulia. Edit. Tito Balza. Ars Gráfica. Maracaibo 2000.

Bermúdez Arias, Fernando y Santana Márquez Heberto. Historia de los estudios médicos en el Zulia. Ediluz. Maracaibo. 1996.

Briceño Romero, Gabriel. El estado Zulia y sus médicos nativos hasta 1850. L.E.O. Barcelona, España. 1966.

García Mac Gregor, Ernesto. Maracaibo y los 400 años del Hospital Central. Ars Gráfica. Maracaibo. 1997.

Jiménez Navas, Heberto. Historia de la Odontología en el Zulia. Siglo XX. Ediluz. Maracaibo 1994.

Hernández Luis Guillermo y Parra, Jesús Ángel. Diccionario General del Zulia. Editorial Arte. Caracas. 2000.

Olivares, Atenógenes. Siluetas ilustres del Zulia. Impresora Nacional. Maracaibo. 1988.

Pons, Adolfo. Kasmera. Vol 1. N° 1. Universidad del Zulia. Maracaibo. 1962.

Pons, Adolfo. Significación histórica de la Sociedad Médico Quirúrgica del Zulia. Universidad del Zulia. Maracaibo. 1978.

Pons, Adolfo. Vida y obra del Dr. Francisco E Bustamante. Universidad del Zulia. Maracaibo. 1976.

Pons Ávila de Pardi, Beatrice. Dr. Eduardo Ávila Eduardo Odontólogo. Panorama. Maracaibo 17-12-1991.

Pons Ávila, Adolfo (hijo). Comunicación personal.

Soto Urribarrí, Ricardo. Adolfo Pons. Cazador de microbios.

http://www.cazadoresdemicrobios.com.ve/consulta_biografia.php?id_biografia=113

[Fuente: Boletín Nº 50 de la Academia de Historia del Zulia]

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.