“No te preocupes” por Karem Suárez

AUTOR Agencia Literaria

Cuando yo escribo “no te preocupes” es literalmente “no te preocupes”. Sucede que independientemente de los resultados que hayas esperados ¡No te preocupes! Porque los resultados que obtuviste son causa de tus acciones. Cuando el Árbol de la Vida te da hermosos frutos es porque has cuidado la planta con tanto afecto y amor que ha crecido y te ha dado los más frutos más grandes y hermosos de su cosecha pero si el Árbol de la Vida te ofrece solamente un manguito dulce, entonces acepta y bendice el manguito dulce, saboréalo, disfrútalo, y comételo como si fuera el último que te deparará la vida, porque la vida es aquí y ahora. Acepta los resultados sean los que sean, porque estamos depurando las malas cosechas de nuestro pasado, estamos en un tiempo de transición para mejores tiempos, cosechas más prodigiosas, frutos más grandes y hermosos. Por ello acepta y acepta, cede ante las circunstancias, seguimos trabajando y recuerda que los tiempos más hermosos están por venir. Las circunstancias adversas de la vida, son para hacerte más fuerte y mejorarte más y más. La cuestión es así: Tú has decidido, pero otros no han decidido, tu decisión no cambia a los demás. Porque tú eres el cambio, los cambios profundos, comienzan por tu yo interno, luego que cultives el yo interno, cambiará tu familia, y luego la sociedad, luego el país, luego viviremos en armonía, pero eso es un proceso, y cada quien vive sus cambios en sus tiempos y en sus ritmos. No permitas que nadie te robe tu paz, ni quebrante tu armonía. Porque el cambio comienza por ti, y cada quien tiene sus ritmos y sus tiempos, esperar por otros es una expectativa de vida, que nos quita paz y serenidad. Por ello cuando alguien no quiere o no acepta mis ideas ni mi conceptos lo dejo tranquilo, no está abierto, su mente no está segura, no lo puedo forzar, cada quien tiene sus ritmos y tiempos. El que quiere vivir en la penumbra es porque así lo ha decidido. Entonces, sí, somos el producto de nuestra decisiones, somos el resultado de nuestras decisiones, deja de juzgar y aprende como los niños, aprende amar la vida y a vivirla al máximo, quisiera que mantuviéramos ese niño interior dentro, bien cuidado, bien abierto, jugando bajo la lluvia en vez de temerle o jugando en los charquitos de agua, ellos sólo quieren jugar con las mascotas, esa es la verdadera libertad a la que no hay que temerle, ser como niños y entrar al Reino de los Cielos, lo dijo el Gran Maestro del Amor: Jesús, por ello, en mi concepto si observas al Cielo y miras la Tierra, puedes ver como es arriba es abajo, el Cielo y la Tierra tienen un principio de correspondencia, como el hombre y la mujer, son un complemento, como los cuatro elementos de la Naturaleza: agua, tierra, aire y fuego, todo es un complemento, por ello, cuando voy a Buscadores de Libro, en el Centro Comercial Zulia, (antiguas Tiendas Kioto) Puerto Ordaz, Venezuela,  donde hay muchos libros, club de lectura, actividades culturales, ventana de inclusión,  y todas las personas son aceptadas, le pregunto a Mariela Mendoza ¿Cómo lo consiguió?, ella responde con humildad: “…Comencé con mi pequeña biblioteca, y luego empezó a fluir todo, comenzaron a unirse gente, y gente y más gente…” Pero, ¡Claro! ¿Cómo no iba a suceder? Mariela es una maga, tiene su niña interior intangible, ella y su equipo son la gente más bonita de Puerto Ordaz, Venezuela,  un ejemplo de filantropía y amor incondicional, entonces, hago un llamado especial, lee un libro, compártelo y dónalo a Buscadores de Libros en Puerto Ordaz, Venezuela, porque de que te sirve tener una biblioteca muy grande sino cultivamos los verdaderos estadios de ética, día a día, es un trabajo continuo, cómo piensas que vamos a mejorar nuestras elecciones, sino nos cultivamos el espíritu y el talento humano. Los niveles de compasión y solidaridad han aumentado, lo que pasa es que estamos muy distraídos en nuestros propios quehaceres cotidianos, y no nos permitimos leer un libro o tomarnos un café con Mariela y su equipo en Buscadores de Libros, donde ocurre mucha magia, porque allí hay gente rara, descomunal, extraña, esa gente que le importa la otra gente y que solo quiere amar la humanidad y que la misma sea feliz, tenga un nivel de vida de bienestar y optimismo, porque todos merecemos vivir en plenitud y en sano equilibrio. Por ello: No te preocupes, y sé cómo un niño que ama la vida, porque la vida sencilla nos enseña a ser más humano y compasivos.

Karem Suárez
19/10/17

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.