Selección de poemas de Eliseo Villafañe

AUTOR Agencia Literaria

Eliseo Villafañe (Barinas, Venezuela. 1996). Estudiante de Letras Mención Lengua y Literatura Venezolana e Hispanoamericana en la Universidad de Los Andes. Representó a Venezuela en el Encuentro de Poesía Internacional Juvenil en Francia. Dicta talleres de creación literaria. Es fundador del Círculo de Jóvenes Poetas Barineses. Fue incluido en la antología Sesión de Nuevas Voces del Movimiento Poético de Maracaibo.


BIENVENIDA A LA VIDA

MAMA.

Mama sin saliva. O sea, vas a mamar con saliva, pues vas a salivar. Es como un arco iris de chupeta, o una chupeta de arco iris, como quieras. O un vacío que debes llenar, como el vacío interestelar. Eres libre de pensar en lo que quieras pensar mamando. Soy un carajo democrático, pero en esta democracia hay un sistema de justicia admirable. ¡Mama, no jodas!

Estás pres@. Y ahora eres libre. Y ahora estás pres@ otra vez. Pero cada vez eres más libre. No me jodes, así me gusta. Eres mamífer@, no puedes evitar mamar. Sin embargo, científicamente podrías dejar de serlo (y hacerlo), sin embargo, igual no lo harías, pues, te es inevitable conceder esos permisos (como cuando aceptas los términos y condiciones), ¿sabes?, a mi retórica de griego que no se baña, aunque estoy limpio.

Jamás dijiste jamás. Pero yo te digo que jamás te separarás de mí. Y yo te digo que tampoco me separaré de ti, pues, ambos absorbemos nuestras moléculas y volvemos al mundo en forma de puntos suspensivos.

 

PAPA.

De la raíz primigenia una genia manzana gravitacional sube hacia arriba, no hacia el sol, pero hacia arriba. ¿Arriba? Sube la papa cayendo hacia abajo. A veces es necesario subir para arriba y bajar para abajo, como ahora, por ejemplo. ¿Y si la papa su be hacia todas las direcciones? Se multiplicaría, y no estallaría, pero por razones de autoimagen y la superación del mito de Narciso por medio de la papa, se mantiene como única papa, reconociendo el hecho de que el campo está vacío pero lleno de papas. Más allá de una casualidad semántica, el papa está pasando por ese país agricultor, toma la papa, y la levanta como señal de su sentido de salvación. En el país donde todo gira alrededor de la papa, todos están girando alrededor del papa, pero no todos son católicos, todos tienen hambre y quieren la papa. Poco a poco a todos irán girando alrededor de algo. Y la papa, ¿en torno a qué gira?…, ¿En torno a qué quieres girar, papa, si todos giran en torno a ti? La papa también gira en su propio remolino, en el tiempo y en aquello que no tiene palabras.


¿Cómo quieres llamarte?

Como que un genio tirara sandalias
O un cuerpo cayera verde en la grama
La balanza pesa tanto como el bronce
Que pasa de lóbrego viento a la taza

Negra bomba y fina, temblorosa
Ojos ardientes de hipster ajena
Mirada incrustada en un mediodía
Yo te desvisto pero eres extranjera.


Temporada

Noche barata y putos frescos
Colibríes amando en el columpio
Lo siento: Soy un maldito
Estoy bendito
Por el tiempo
Lo siento, pasar
De templo en templo
Ese mierda, ligada con crema de afeitar
En tu cara de buenamoza
Tus glúteos tiemblan como dos mariposas
En un diamante ardiendo en lava
Mi mierda es clara, si como entre tus pompas.


Orfandad

Mío un minuto de tu coño
Suelo enterrado en el subsuelo
Paradisíaca manada de mamadas
Orfandad que muere con mi almohada
Eres tú, yo soy yo, no somos nada
Somos ese átomo gozoso en las ramas
La luna, guisante que comemos en ayunas
Condones, bragas mojadas y pantalones
Aburridos en el subsuelo
Moriremos en el bosque sin sepultureros.

Soy un hongo que va creciendo
En la nariz de un perro
De oro, estatua enterrada en cemento
Mucho macho y la tela está nacida
Maciza y de semen desecha
Cursando el tiempo con mis atajos
Eveling Diaz dame un buen coñazo.


Hambre de Harambe

Qué vas a ser tu, extranjera
Poliéster en el barco de verduras
Más linda que una lechuga
Podrida en la barriga de un hambriento
Mendigo más despierto que el tiempo

Tan claro como un guisante entrando en una brújula
Horrible como una terrible guía esdrújula
Fe siento, recuerdo ungüentos, y mal aliento.

Pero les traje un traje de bonachón
Soy la poesía @ hotmail.con
Sufrir en horas de firmes bocas
Desgarradas por el gris de ñemas de hombres
Lloviendo con infierno frío y caliente
Desnudando a una serpiente
Horripilante voz a bordo de un beso
Callarse, entrar en flor de los amantes.

Mi minotauro lengüetea jardines
Cuando la garúa cae en espirales de Vang Gogh
Petróleo seco entre bocas sutiles
Pterodáctilos pequeños en un desierto con flores invisibles
¿Has contado los dedos en un cuarto de espejos
En un concierto de ballenas parando el tiempo?
¿Le has pagado a un ciego para que muestre el sonido?


Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.