MARACAIBO. Por Kurt Nagel von Jess (Discurso de orden Día de la Ciudad)

AUTOR Agencia Literaria

En lejanas tierras exóticas, allí donde convergen y se entrecruzan los caminos del norte, del sur, del este y del oeste, casi en el centro del mundo, hay una hermosa cuenca lacustre aguitarrada, el mayor reservorio de agua dulce suramericano, rodeada de unos macizos, que, habiéndose desprendido de las mas apartadas regiones antártidas, se abre al llegar a ese lago, para desmoronarse y dejarse caer suavemente sobre esas orillas.-

Cuenca rodeada de montañas, de arena, de ríos caudalosos, esa guitarra plañidera está cerrada en su cuello, cual sordina, por un abigarrado asentamiento de multitud amestizada que, nacida por voluntad extranjera, recoge los frutos de toda aquella riquísima región para esparcirlos por el mundo.-

Llanura lamida por un lago plateado, las escasas chozas indígenas se esparcían por alguno que otro sendero, trillado por el pie del aborígen, sin siquiera llegar a ser un caserío.- Su verdadera vida aglutinada comenzó cuando un rubio bávaro – teutón, Ambrosio Alfinger, en 1529, – el 8 de septiembre – considerara estratégico dejar un puesto de avanzada y de resguardo empalizado en aquel paraje inhóspito, que, al igual al que fundara mas adelante Alonso Pacheco, un 20 de enero de 1569, no resistirá los furibundos ataques y embates de las huestes de Mara y de Nigale.- Será solo la tercera intentona, la de Pedro Maldonado en 1574, la que le permitirá definitivamente enrumbarse y comenzar a tener como villa sus bases firmes.-

Tres fundaciones tuvo; tres diferentes años marcan su nacimiento; tres son sus fundadores; a quienes por cierto la urbe debe un monumento; tres sus nombres distintivos: Maracaibo, Ciudad Rodrigo y Nueva Zamora; tres los símbolos que la afincan a la tierra: el sol, el lago y la palmera; tres el gentilicio de sus habitantes: MARACAIBERO, que es el correcto, MARACUCHO, que, – aun cuando despectivo – no nos importa, y hemos aprendido a llevarlo con orgullo, y últimamente, producto de pseudo-intelectuales, el de “MARABINO”, artificial, demasiado refinado, rebuscado, estilizado, “sifrinísimo” y que para nada pega con el espíritu sencillo, sin “rollos”, acogedor, cordial y familiar, sin aspavientos ni “allures” de pretensiones vanidosas de nuestros coterráneos,.-

Tres significados, – concluyen los investigadores del lenguaje arauaco – tiene el nombre del lugar: “RIO DE LOS LOROS”, “BEBEDERO DE TIGRES” y/o “NIDO DE SERPIENTES CASCABELES”.- Tres sus principales espacios donde confluyen sus gentes para llevar a cabo sus quehaceres cotidianos: el polìtico, en todo el centro; donde enclavó el conquistador el rollo o palo de madera con las tres cruces grabadas en él, para, – a partir de allí – trazar las coordenadas y sus calles; plaza mayor durante el coloniaje; de la Concordia en los comienzos de la época post – independentista, y de Bolìvar, cuando las pasiones desbocadas, producto del rencor y de la envidia contra el Héroe, fueran atemperadas y se produjera una especie de contrición por haber execrado su bendito nombre; el religioso, frente a esa emblemática basílica donde veneramos a nuestra adorada Chinita, y el mercantil, en la vibrante Plaza Baralt, antes Plaza de San Francisco, circundada por las grandes casas comerciales, el mayor centro cultural, el callejón de los pobres y el Mercado de las Pulgas.-

Caserío indígena, avanzada defensiva de welsares, aldea castellana, botín de piratas, puerto de salida del cacao y del café, capital del oro negro, Maracaibo, con todos esos epítetos, fue siempre “ciudad pionera” en muchos campos.-

Fue la primera en tener alumbrado eléctrico (1888), donde se proyectaran las primeras cintas cinematográficas (1897); donde los primeros teléfonos del país fueran usados.- Aquí se plasmó la construcción de la primera central azucarera, y estuvo la primera fábrica de fósforos de Suramérica.-

Los primeros transplantes renales y hepáticos se hicieron acá, y todo ello y muchas cosas mas fueron producto de la pujanza de su gente, destacada en el campo de las ciencias y de las artes.-

Domingo del Monte y Aponte es considerado el “Andrés Bello” de Cuba; José Domingo Ruz fue el primer adalid del regionalismo que presentó sus informes en las Cortes españolas, el gran Rafael María Baralt fue el primer latinoamericano en ocupar un sillón como miembro de número en la Real Academia de la Lengua; Rafael Urdaneta, el mas fiel y leal general del Libertador, fue presidente de la Gran Colombia y el enviado plenipotenciario a gestionar la paz definitiva con la metrópoli española; Humberto Fernández Morán, candidato al Premio Nobel, fue inventor del bisturí de diamante.-

En deportes produjimos un Luis Aparicio, primer venezolano a figurar en el Salón de la Fama del Base Ball de las Grandes Ligas; un Betulio González, triple campeón mundial de boxeo; un Arnoldo Devonish, primer medallista olímpico en salto triple largo; un Carrao Bracho, lider en juegos ganados del base ball venezolano; un Victor Davalillo, el que ha conectado mas hits (1500) en la historia de nuestro país.- Y no podemos olvidar a los quíntuples Prieto Cuervo, una de las grandes noticias del siglo XX, mientras que el Bolerista de América Felipe Pirela fue el primer venezolano en alcanzar la venta de un millón de copias del disco con el tema “Unicamente Tu” y el primero en cantar en dos países simultáneamente en la misma noche.-

¿Y que decir de nuestras destacadas representantes del bello sexo?, Entre muchas, podemos mencionar a Ana María Campos, puertera, pero de familia maracucha, valiente heroína de nuestra independencia; Miriam Cupello Menda primera reina ganadora de un titulo internacional de belleza; Lupita Ferrer, actriz de cine y televisión reconocida a nivel internacional; Lolita Aniyar Sananes, nacida en Caracas, pero igualmente de familia maracaibera, primera mujer elegida mediante el voto popular para ocupar el cargo de gobernadora; Imelda Rincón Finol, primera rectora de una universidad autónoma; Aurorita López Pérez, nieta del insigne periodista Eduardo López Rivas, destacada enfermera y Ana Maria Rodriguez, doctorada en medicina entre las primeras graduadas y tantas otras que sería imposible continuar mencionando porque el tiempo nos apremia

En Maracaibo se planificó la ultima gran batalla que nos dio la Independencia, y fue al lado de este bello teatro, donde, en una preciosa casa colonial todavía en pié, tuvo lugar la firma de la capitulación definitiva de las tropas españolas que desde aquí partieron hacia el exilio.-

Y no solo ha sido una ciudad pionera, sino una “ciudad generosa” que le ha dado las grandes riquezas al resto del país: ganadería, leche, carne, pescado, plátanos, algodón, carbón, azúcar, cacao, café, petróleo y hasta el nombre se lo entregó en forma por demás desprendida a la nación, – porque VENEZUELA nació aquí; nombre de nuestra patria grande, cuyo significado en esa misma lengua indigena es “lugar de aguas claras”.

Es la misma ciudad y su región, que una vez, por voluntad de uno de sus tantos tiranuelos, se quiso convertir en simple “playa de pescadores” y que hoy es objeto una vez mas de la voluntad de otro sátrapa, que por no haberle respondido a sus caprichos eleccionarios, trata de ahogarle todos sus deseos y manifestaciones de progreso, recortándole y restándole los presupuestos y las prebendas que por derecho le corresponde.-

Maracaibo así concebida, y como puerto, nació por el comercio y para el comercio, y en esa actividad económica centrará la razón misma de su fundamental existencia.- Región de caribes y arauacos, no escapó a la simbiosis racial; y dejó plasmar en su tipología las otras amalgamas.- Los blancos españoles primero y después, los negros africanos se amestizaron, se amulataron, descomponiéndose en destellos de mil matices, cuando a esas epidermis se agregaron europeos germánicos, anglo-sajones, latinos y eslavos y mas tarde, semitas, mongoloides e hindúes.- De esa manera, aquella aldehuela, muy andaluza en sus inicios, en su hablar y en su idiosincracia, comienza a proporcionarse su propia topografía y toponimia, abarcando lo que cualquier otro pueblo castizo fundado en suelo americano.-

Se extendió luego por el sur-oeste hasta la Cañada del Puente España, Manglar Grande o de Morillo, donde en su márgen septentrional estaba clavada la cruz conquistadora que marcaba el confin de toda población castellana; por el oeste, hasta el Cementerio Viejo, hoy Plaza del Centenario; y por el norte, otra cañada que cruzaba el hoy llamado Puente Muñoz Tébar, cerca de donde estaba el Puente de Hierro o Puente O´Leary y el desaparecido Torreón, porque por el este y por el sur nada podía hacer contra las orillas de su lago.-

Cinco caminos convergían de y hacia ella: el Camino Real de los Españoles, conocido después como de Los Haticos, entrada principal de la ciudad, salida del oeste y del sur hacia Perijá y La Cañada de Urdaneta, hoy excelentemente bien restaurado por la actividad titánica desarrollada por el actual Gobernador; Las Delicias, Bella Vista y El Milagro, salidas del norte hacia San Carlos, San Rafael del Moján y la misteriosa Goajira.-

La incipiente y menguada clase alta de mantuanos y “grandes cacos” fue situándose alrededor de la Plaza Bolivar y a lo largo de las calles Venezuela y Carabobo; el importante y próspero comercio, en la Plaza Baralt, la Calle del Marqués de Santa Cruz, hoy Ancha o del Comercio y en las orillas de la bahìa frente al Mercado Principal; la clase media en El Empedrado o Santa Lucìa y en la Calle Derecha o Calle de las Ciencias; y en el extremo oeste, alrededor y hacia la parte de atrás de la antigua ermita de San Juan de Dios, el barrio mas característico, donde con el tiempo se fue gestando esa especie de argot o de cuasi-lunfardo que se impuso como otro de los símbolos característicos del “maracucho”.- Quien no lo sea de verdad, difícilmente alcanzará esa tonadita tan típica del “vos veis”, del “vos creeis”, del “vos teneis” de nuestro hablar saladillero.-

En Bella Vista y Las Delicias algunos asentaron sus hatos con cuyos productos suplían el diario e incipiente mercado de carnes, legumbres y frutas que satisfacían el hambre y llenaban la “barriga maracucha” con toda clase de alimentos cocinados en coco.- Mas tarde, Los Haticos y El Milagro fueron el placentero refugio de aquellos otros extranjeros que vinieron en busca del café, se enamoraron, no solo del arrullo de las palmeras en las límpidas aguas del brillante lago, sino también de preciosas maracuchas en aquellas estrelladas noches del plenilunio de enero.-

Y así se fue formando una ciudad desordenada, amplia, sin límites, vibrante, alegre, con gente hospitalaria, simpática, dicharachera, pero a la vez grosera, fresca, atrevida, desinhibida, con elementos característicos que, – conjuntamente con su región circunvecina – la van distinguiendo del resto de las otras porciones de la Republica.- Y después de llegar tarde al movimiento independentista, podemos distinguir en su Historia dos grandes etapas: aquella que podríamos llamar la del Maracaibo de la “Venezuela del Café” y la otra, la del Maracaibo de la “Venezuela del Petróleo”, y en ambas épocas, esta ciudad, que, – o se odia profundamente o se ama entrañablemente – ha de jugar un papel de primer orden.- Y así se enfrentará al devenir de los tiempos.

¿Qué tiene y que pretende tener? ¿Cuáles son sus aspectos positivos y negativos? ¿Existe acá una visión de lo que debe ser una pujante ciudad? ¿Cuál es su ordenamiento y su planificación? La perspectiva de ser compacta o extendida, ¿de qué manera puede repercutir en la prestación de los servicios públicos? ¿Cómo podremos lograr una mejor y mayor productividad y resolver así el gravísimo problema del desempleo? ¿Podremos alguna vez alcanzar un mayor y mejor grado de educación, para una mayor participación y responsabilidad ciudadana tan necesarias para su prosperidad? ¿De qué forma lograremos una mejor calidad de vida urbana y hacer que los espacios públicos sean cada día mas amables y mejores en el diario acontecer?.-

Todas estas preguntas, – estoy seguro – se las ha planteado y trata de responder , y a la vez, dar soluciones, en la medida de sus posibilidades, y con una tremenda voluntad de ser útil y de servir a sus conciudadanos, – con un ausente presupuesto, que el “gran mentiroso” y tiranuelo de turno le ha escatimado – quien hoy dirige los destinos de esta nuestra gran ciudad que nos ha tocado en suerte,

Planteada brevemente su perspectiva histórica y resumida su grave problemática, en esta fecha de su fundación, escogida en forma definitiva por un interesante y serio simposio convocado por el antiguo Centro Histórico del Zulia, en agosto de 1965, al cumplir Maracaibo 477 años, se hace imperioso reflexionar una vez más sobre el cómo y el qué ha sido en el pasado, que es lo que se ha hecho en el presente, y obtener de todo ello conciencia plena de cuáles han sido las deficiencias, debidas sobre todo y principalmente al centralismo egoísta, maligno y fatídico que hoy, más que nunca, nos escatima toda clase de recursos, para de esa manera tratar de ahogar no solo la gestión de sus figuras opositoras, esa alcaldesa y ese gobernador que luchan día a día a brazo partido para enfrentar no solo los problemas de toda urbe moderna y darle solución a los ingentes desatinos, sino también para luchar contra ese interés del gobierno central de poner a todo un pueblo en una situación de desamparo por no haberse plegado a su voluntad omnímoda, para que le tengan que rogar, y para poder después, – haciendo uso de un populismo y de una descarada demagogia propia de tiranuelos de opereta – hacerles creer que son ellos quienes les han solucionado sus problemas.- Ese gobierno centralista y depredador no solo escatima los recursos, sino que además no cumple con sus obligaciones, no evita el mal servicio eléctrico, el desperdicio de las aguas blancas y la rotura de los sistemas cloacales que van deteriorando el asfaltado que tanto le ha costado al gobierno local, organismos gubernamentales que no son obligados a reparar los daños causados mal intecionadamente, porque el corrupto poder judicial se niega a cumplir con su verdadera misión, cual es la de obligar a quien así lo haga a las respectivas restauraciones, y en caso contrario, aplicar las sanciones pertinentes.-

Esto y mucho más se han propuesto las autoridades centrales para tratar de destruir la buena imagen que ha querido imponer la autoridad ciudadana, para hacer de lo que ya tenemos, algo mas amable, mas estéticamente bello, mas gracioso, mas vivible. –

Para todo ello, escatiman entregarle los emolumentos que le corresponden, porque el centralismo que aúpan es solo eso: para tratar de ahogar a quien tenga buenas intenciones de desarrollar una mejor calidad de vida para su ciudad; y el todo, porque no comulgamos con su ideología típicamente socialista – marxista – comunista.-

Pero es que el gobierno central, con el mismo espíritu de entorpecer la actuación de la alcaldía y de las demás autoridades estadales, no afectas a su pensamiento, no solo hace esto, sino que además provoca caos, destrucción, desorden urbanístico.-

No solo deja de adoptar una verdadera política para salvar lo que nos queda del Lago, y no usa de las nuevas y adelantadas tecnologías del mundo moderno, mientras regala dinero a manos llenas a Cuba No solo nos quita la administración del puente, del puerto y del aeropuerto para ahogar mas y mas, tanto a la administración estadal como a la citadina, sino que permita que esas instalaciones se deterioren dia a dia y por otra permite un PUDREVAL.- No solo promueve un derroche de aguas blancas y un desbordamiento de aguas servidas, sino que le da millones a Nicaragua.- No solo le niega recursos de toda clase a los estados y alcaldías de la oposición y por ende, los hospitales, escuelas y vias de comunicación se encuentran en una precaria situación por falta de emolumentos, sino que mientras tanto le regala ingentes beneficios a gobiernos alcahuetes como el de la Kirchner en Argentina, el de Evo Morales en Bolivia y el de Correa en Ecuador.-

Maracaibo ha dado tanto y ha recibido tan poco que enfurece nuestro espíritu el darnos cuenta de cómo ha sido la mezquina y maligna actitud del centralismo capitalino, y en especial, la de los ignorantes que aplauden como focas amaestradas ese populismo y esa demagogia.- Y entonces vienen a nuestra mente aquellas estrofas que un dia compusiera en su gaita “La Grey Zuliana”, Ricardo Aguirre

Acabaron con la plata
Y se echaron a reir
Pero les puede salir
El tiro por la culata

Maracaibo ha dado tanto
Que debiera tener
carreteras a granel
Con morocotas de canto

Pero a pesar de todos estos desastres que nos causan la mezquindad, el egoísmo, la malignidad propia del centralismo de los politicastros autorcráticos de turno, que, – por el solo hecho de no habernos plegado a sus injustas y dictatoriales soluciones, quieren destruirnos – siempre, con la frente en alto y orgullosos de ser maracaiberos, para mas señas zulianos, y con el ánimo exultante de seguir actuando con el mismo fervor y valor de siempre, con fe en el futuro, volvemos a entonar los compases compuestos por Adolfo de Pool, de nuestro himno a la querida “Chinita” y y catamos a viva voz con los versos debidos a Graciela Rincón Calcaño:

Gloria a ti, casta Señora
de mi pueblo bravo y fuerte,
que en la vida y en la muerte
ama y lucha, canta y ora

Y exclamar siempre y a pesar de todo, como lo dijera nuestro bardo local Udón Pérez:

Mía cuando ries; mía cuando lloras;
Mía cuando luchas; mía cuando oras;
Mía a todas horas; Maracaibo mía

Cuna de mis padres y de mis abuelos
Cuna de mi Ida, para siempre ida
Cuna de mi prole y en donde mi vida
Se abrió como un cáliz al sol de tus cielos

Que ladre y que muerda la torpe jauría
Mientras yo te llamo con voces del alma
Mia a boca llena; Maracaibo mia.-

Señores

Teatro Baralt
Maracaibo, 8 de septiembre de 2012.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.