“Arpón”, película de Venezuela y Argentina, dirigida por el venezolano Tomás Espinoza, participa en el Festival de Chicago

AUTOR Agencia Literaria

“Arpón”, película de Venezuela y Argentina, dirigida por el venezolano Tomás Espinoza, participa en el Festival de Chicago, que comienza mañana. Compite también en el Festival de Varsovia, donde será su estreno mundial el próximo jueves.

Arpón, la ópera prima de Tomás Espinoza, es una película sobre la adolescencia de las mujeres, al igual que el corto anterior del director venezolano radicado en Argentina, cuyo título completo es Cuentos excepcionales de un equipo juvenil femenino. Capítulo I: las arácnidas (2015).

El largometraje, coproducción de Argentina y Venezuela, tendrá su estreno mundial el 19 de octubre en el Festival de Varsovia. Es un certamen de categoría A, la misma de los de San Sebastián, Mar del Plata, Berlín, Cannes y Venecia.

Allí estará en la competencia 1-2 de óperas primas y segundas películas. También participará en el Festival de Chicago, que comienza mañana jueves y en el cual compite otro filme de Venezuela: La familia.

Uno de los dos personajes de Arpón es una adolescente. El otro es el director de su escuela, quien encuentra una jeringa en el bolso de la muchacha. Espinoza cuenta que la historia surgió de imágenes como estas: una figura de autoridad y unos chicos; unos chicos, armados, yendo por una playa.

Entre los venezolanos que trabajaron en la película están el director de sonido, Francisco Toro, y el compositor de la música, Nascuy Linares, conocido por la banda sonora de El abrazo de la serpiente (2015), película de Colombia y Venezuela que fue nominada al Oscar. También los productores Juan Fermín y Daniel Ruiz Hueck.

Arpón se estrenará en Argentina el 30 de noviembre.

“La adolescencia femenina es una situación humana que demanda mucho interés”, dice el director del tema que tratará también en su próxima película, No crecerás.

“En un lapso cortísimo de tiempo, desde los 11 o 12 hasta los 14 años, las chicas cambian mucho más de lo que van a cambiar el resto de su vida”, prosigue. “De niñas pueden llegar a ser madres, pueden llegar a ser amantes, confidentes… En esa etapa se transforma por completo el cuerpo. Es una masacre de hormonas que les va cambiando la cabeza, y se dan cuenta de que no son niñas, pero tampoco son mujeres ni personas a las que toman en serio para unas cosas, aunque para otras sí”.

Tanto Las arácnidas como Arpón se destacan por el cating. En el largometraje trabaja Germán de Silva, conocido por Relatos salvajes (2014) y célebre también por sus papeles en filmes más pequeños, como Las acacias (2011). “Es un actor que tiene una profunda oscuridad que no ha sido del todo explotada en el cine”, opina Espinoza.

El personaje de Cata, la joven, lo hace Nina Suárez, hija de la cantante y actriz Rosario Bléfari, una figura muy conocida en Argentina, entre otros trabajos, por su actuación en Silvia Prieto (1999). La actriz adolescente hace música, como su madre, y esa faceta también tuvo cabida en el filme.

Espinoza ha tenido buen ojo para seleccionar a las adolescentes de sus películas. En Las arácnidas contó con Stefanía Koessl, quien luego fue la actriz revelación de El Clan (2010) de Pablo Trapero.

Entre los proyectos a largo plazo del director está una serie de televisión sobre el tema que anuncia el título en inglés, Corruption. Trabaja en ella con uno de los coproductores venezolanos de Arpón.

“Se va a centrar en los casos tan absolutamente bizarros de corrupción de nuestros países, que algunas veces dan risa”, adelanta Espinoza, y agrega: “Cuando vi El lobo de Wall Street me reía, porque me decía: ‘Si esto se compara con Venezuela, es un juego de niños’”.

[Fuente: El universal]

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.