[Entrevista]: Paola Vezzani, Artista visual-escultora chilena

AUTOR Agencia Literaria

Licenciada en Arte mención en dibujo Universidad Católica de Chile (1994), Posgrado “Propuestas y Técnicas Contemporáneas” (2000) en la misma Universidad y Especialista Universitario por la Universidad Politécnica de Valencia España (2004). Fue por 10 años docente en la Escuela de Arte UC y Subdirectora Académica (2001 a 2003). Profesora del departamento de Arte en Kenyon College, Ohio, EEUU, (2005-2006). Expuso y permaneció en una residencia como artista y profesora, Ottawa Art School, Canadá (2004). Actualmente, vive y trabaja como artista visual en Punta Arenas. Su obra plástica ha ganado concursos que le han permitido concretar proyectos en espacios públicos como: obra de gran formato en la comuna rural de Río Verde, de Magallanes y Antártica Chilena y la escultura «Danza» emplazada en el Parque San Borja, Santiago, Chile (1996). Ha participado en numerosas exposiciones colectivas en Chile, Francia, Argentina, Croacia, Hungría, USA y Canadá. Ha realizado seis exposiciones individuales y dos bipersonales.

– Cuéntenos, ¿en qué momento decide tomar el camino del arte?
Desde muy pequeña admiraba a los grandes maestros que podía ver en libros del Renacimiento y el Barroco en mi casa y soñaba con ser artista. No sé si lo soy, trabajo en esto.

– Una de sus últimas obras, una escultura de gran formato, ha sido creada en un espacio público , en la comuna de Río Verde. ¿Cómo empezó la idea y cómo se llevó a cabo la creación? ¿Cuál fue el proceso?
La escultura nace desde un encargo de la Municipalidad rural de Río Verde. La Alcaldesa Tatiana Vazquez quería una obra de gran formato y entonces me invitó a postular a un concurso público. Tengo una relación con esa zona desde niña por lo que para mí era una oportunidad de hacer una obra conectada con el lugar. En esa época (2002-2003) vivía en Santiago, por lo que tuve que viajar dos veces, primero para seleccionar el lugar de emplazamiento y luego a construir la obra durante dos meses de verano. Río Verde fue habitado por los Kawesqar, canoeros antiguos de quienes aún existe un pequeño grupo. Por ello partí de la forma de un arpón de hueso usado por ellos al que además agregué lo que para mí era una pluma. Mucha gente ve la cola de una ballena y eso no me molesta. Mi intención era hacer una pieza que fuera con el paisaje, que los elementos circundantes tengan un eco en las formas y materiales que usé. Es así como los perfiles de los cerros parecen continuar en la escultura, los colores son el azul del canal Fitzroy, las maderas blanquecinas recogidas en las playas aledañas y el cemento está en su color natural.

– ¿Qué medidas tiene?
Mide 6 metros de alto, 16 de largo y 2,5 de ancho.

– Explíquenos, ¿qué buscaba transmitir con esta obra? ¿Cuál es su significado?
Es un homenaje a quienes han habitado la zona. Quise además hacer una obra que no pudiese estar en otro sitio. Formalmente, parece un gran animal que avanza al encuentro de las aguas del Seno Skyring, enfrentando el viento que viene en forma predominante desde las montañas al otro lado del mar. La escala, pese a ser grande, se percibe mayor por el emplazamiento en una loma, pero a la vez pareciera ser parte del paisaje, no lo interrumpe.

– ¿Ha conseguido mezclar o unir el arte con la ciencia?
Esa es una gran tarea. Pueden haber muchas formas de relacionarse arte con ciencia. Para simplificar, hablemos de tres formas de interactuar con la ciencia. Primero, la más obvia es el servicio desde las artes a la ciencia para visualizar ciertas cosas. Por ejemplo la ilustración científica. Luego, en el otro sentido, están los artistas que usan la ciencia como inspiración o usan los procedimientos científicos para armar la estructura de su lenguaje. La última forma y la que me quisiera experimentar es trabajar en conjunto con un científico un problema y llegar a soluciones plásticas en conjunto, apostando a que es posible desarrollar una visión crítica de algo y dar una respuesta no sólo desde la ciencia, si no desde el arte.

– ¿Cuál fue una de las etapas más significativas a lo largo de su carrera?
Complejo, las etapas están conectadas. Lo que hago hoy me parece lo más significativo y puede que en unos años cambie de opinión. Ahora busco colaborar con otras disciplinas, por ejemplo trabajar con el Dr. Ricardo Rozzi (ecólogo) me ha acercado a la ética ambiental, (disciplina entre filosofía y ecología) como una forma de mirar el mundo que se ve reflejada en las obras que realizo. Ricardo dirige el Parque Etnobotánico Omora (omora es colibrí en idioma yagán) que se encuentra en la isla Navarino en la comuna de Cabo de Hornos, Chile. Ahí he participado en el diseño de libros, senderos interpretativos y como fotógrafa. Paralelo a esto, he buscado colaborar con otras disciplinas artísticas. Por ejemplo, el último trabajo fue el Bestiario Antártico, que son esculturas y textos del escritor Óscar Barrientos Bradasic que se basan en una mirada a los seres fabulosos que poblaron los mapas antiguos, sobre todos aquellos relacionados con la Antártica.

– Vemos que Ud. ha realizado varias exposiciones individuales, desde 1995 hasta el 2010. Explique a nuestros lectores sobre qué trataban esas exposiciones y qué buscaba transmitir.
La primera exposición individual se llamó Navegaciones y eran esculturas en fierro que daban la idea de naves capitaneadas por seres con cuerpo antropomorfo y cabeza animal que para mi representan los impulsos irracionales o lo inconsciente.
Por otro lado, tema del viaje como metáfora de la vida ha sido una constante desde entonces. simbolizan protección, lo femenino y algunas por sus formas orgánicas y profusas aludían a la fertilidad. Han pasado ya 20 años y pese a que he desarrollado otros temas, sigo enamorada del mar, de los canales australes y de las múltiples asociaciones poéticas que puedo hacer desde el paisaje, la vegetación, la cartografía, las naves y las historias sean ciertas o mitológicas. De hecho el último trabajo ha sido el Bestiario Antártico, donde el paisaje de los canales y de la Antártica entró en las obras ya no de forma descriptiva, si no que como elementos poéticos.

En los años de taller no he parado de explorar procedimientos, temas, materiales y formas. He trabajado con video, instalaciones, fotografía, gráfica sobre papel. Tal vez, muchas maneras de abordar contenidos similares que evolucionan en complejidad. Por ejemplo la muerte aparece en la idea de la sombra que da la plancha de acero (recorte plano) y también en la composición horizontal o cambios de forma y material que generan cortes visuales ya sea en acuarelas o trabajos de origen fotográfico. La idea de ciclos de vida está en la representación de diversas naves de metal, en esculturas que parecen brotes o profusa vegetación con madera y plancha de acero, formas circulares, mapas inventados que parecen líquenes en gráfica y esculturas de acero. La sensación de fragilidad de la vida, tanto humana como de otros seres vivos, ha sido una constante. Juego con los límites, cambios de escala representando una pequeña pluma en plancha de acero que mide lo que una persona. Otra estrategia es que algo sea varias cosas a la vez. De esta aparente confusión surgen lecturas poéticas. Con esta lógica, construyo en metal recortado un barco que se transforma en un mapa y a la vez en el paisaje por el que navega. O un barco de fierro que es a la vez una ballena o un esqueleto de pájaro. Así, por medio de estas mezclas voy conjugando un lenguaje que junta lo azaroso robado al inconsciente con problemas que deseo abordar que tienen que ver con cosas de convivencia como la consciencia ecológica a través de la empatía con otros seres vivos: plantas y animales. Es verdad que hay otras lecturas posibles que son más íntimas y cada espectador puede encontrar una resonancia.

Otro ejemplo, en la serie de esculturas Arboles de Memoria, de la exposición Ilaia 2008 (más al sur en yagán) usé maderas recogidas en la playa las que por la historia que traen me cuesta intervenirlas. En esa serie, era importante preguntarse por la fragilidad de la naturaleza y como los humanos arrasamos con los ecosistemas.

Aquí pertenecen, por ejemplo, obra gráfica pequeño formato de la serie “Fragilidad”, y Obra de resina y fierro de aproximadamente 190 cm de alto de la exposición individual En Tránsito del año 2002.

– Referente a todas sus anteriores exposiciones, ¿cómo evaluaría su evolución como artista? 
Aunque no haya cambiado tanto la apariencia de las obras (es como la letra o firma de alguien) lo que las motiva si cambia. Hay evolución en el contenido o posibles lecturas de las obras. De elementos más oníricos, simbólicos y amplios pasé a buscar una relación con el lugar en el que hoy vivo. Entonces aparece el paisaje y con él la consciencia de lo delicado y frágil que son los ecosistemas. Hoy me parece fundamental explorar la construcción de lenguajes que presenten preguntas que surgen de estar en un lugar como la Región de Magallanes y Antártica Chilena. Esta es una parte del mundo muy singular que puede pasar inadvertida para quienes nacemos acá por la cercanía y falta de contraste con otros sitios.

La ética evoluciona como nos dice el ecólogo norteamericano Aldo Leopold, y hoy miramos la naturaleza con mayor conocimiento y por lo mismo valoramos el mantener extensiones de tierra lo mas inalterada por la acción humana. En Magallanes más del 50% del territorio está bajo algún sistema de protección, ya sea Parque Nacional, Reserva de la Biosfera, Área Costera Marina Protegida o Parque Privado. Este hecho nos da un indicio de que la visión del Estado y de las personas ha ido evolucionando hacia reconocer el valor de las condiciones únicas en el mundo de esta zona austral, condiciones que la ciencia ha logrado demostrar y explicar. Por ejemplo, las aguas más puras del planeta se encuentran acá, un sistema de canales, glaciares entre bosques húmedos genera ecosistemas que son especiales por su alto grado de endemismo y al estar grandes extensiones deshabitadas, se han convertido en lugares de baja contaminación y por lo mismo muy sensibles a los cambios climáticos que se están presenciando y estudiando. A este territorio, parte de la Patagonia, científicos y ecólogos la han llamado Ecoregión Subantártica. Para mí es un privilegio vivir en una parte del mundo con estas características.

– Su última exposición fue en octubre de 2015 titulada “Bitácora Subantártica”, expuesta en el Hotel Casino Dreams. Expresa su mirada de la experiencia recogida en los viajes científicos realizados por los canales australes. ¿De qué materiales están creadas estas obras ? Acerque a nuestros lectores un poco más a esta exposición.
Bitácora Subantártica es una respuesta a los viajes o expediciones científicas en que me ha tocado estar. Es el equivalente a la publicación del científico. En la cercanía con los investigadores y ecólogos, para mí se abre la posibilidad de conocer y mirar desde otra perspectiva el paisaje de esta tierra en que nací y de la que aún me queda tanto por conocer.

En Bitácora Subantártica volví a la constante del viaje y las naves, pero ahora se suman el paisaje y algunos animales. Los cetáceos me fascinan, ver ballenas o delfines es para mí una fiesta. No tengo claro aún que es exactamente lo que me sorprende mas, si descubrir que bajo esa superficie extensa que es el mar hay mucha vida y por lo mismo, ver su manifestación me despierta la imaginación.

Las esculturas en concreto representan barcos de diferentes tipos. Algunos en madera y cuero son una especie de barco ballena. Otros de fierro pareciera que sus cuadernas son esqueleto de ballena. Una nave mas grande, construida con fierro y plancha de acero que es vela y pluma a la vez. También el paisaje está representado en árboles y bosques los que recorto en plancha de acero que dejo negro. Estas formas parecen sombras, la proyección de los bosques. La sombra (la escultura plana y de recorte negro) da cuenta de la lejanía con que miramos, la falta de información y de alguna manera también nos despierta la curiosidad.

– Además de sus exposiciones, también ha ganado tres premios: en el año 1996 obtuvo el Primer Premio “Concurso Escultura Joven Chilgener“; en el año 1998 Primer Premio, “Concurso de Arte en Edificios y Espacios Públicos, Juzgados de Los Muermos, Castro y Quellón“ Comisión Nemesio Antúnez; y en el año 2000 le dieron un Primer Premio del Concurso de la Galería La Sala para Colegio La Maisonnette; ¿cuéntenos, cómo vivió esos momentos y esas experiencias tan significativas?
Con mucha sorpresa, alegría y también sentido de responsabilidad. Ganar un concurso para un espacio público te da la seguridad que pares han considerado que tu obra es buena y por ello está apta para ocupar un espacio público. El primer concurso que gané fue el del Parque San Borja en Santiago. Luego de instalar la obra, sentí que podía dedicarme al arte y comencé a exponer regularmente. Después llegaron otros concursos que me han dado muchas satisfacciones, como el que resultó en la escultura de Río Verde (2003), de la cual se han publicado imágenes y comentarios en libros y revistas en Chile y en Estados Unidos. Esta obra fue bautizada el verano pasado por el poeta e intelectual chileno Ronald Kay como “La Magallánica”.

Escultura en plancha de acero “Danza” emplazada en el Parque San Borja, Santiago de Chile 1996. Son tres grupos de altura máxima 2,4 metros.

– ¿Cómo ve la evolución del arte, tomando como referencia los siglos pasados, hasta hoy?
Pregunta muy compleja, intentaré dar una respuesta muy simplificada. El arte contemporáneo cuenta con nuevas tecnologías a disposición, igual que cada época de la historia. Sin embargo estamos en una era de rapidez en la evolución tecnológica, lo que afecta el modo en que vivimos y en consecuencia las manifestaciones culturales. Las artes se acomodan a los tiempos y de alguna manera en cada época hay grandes ejemplos de artistas que han dado una mirada adelantada.

Por otro lado, hoy la ciencia genera conocimiento fundamental para los tomadores de decisiones. Sin embargo, es necesario también poder hacer que ese conocimiento sea discutido y sentido por la comunidad en general. Las artes desde sus diferentes disciplinas han sido siempre una forma de manifestar el sentir de las comunidades, sus valores, formas de pensamiento y dudas. Las artes pueden generar nuevas preguntas y ver en forma crítica. Por lo mismo, pienso que es posible y necesario que se relacionen las artes y otras formas de conocimiento pues es en los límites de cada disciplina y en la relación con otras, donde se potencian las ideas y la innovación.

Tal vez estamos ante una época en que las artes pueden tomar tantas formas que nos confundimos. Pero lo que se mantiene constante es la reflexión y cuestionamiento y búsqueda de respuestas a las preguntas más fundamentales de la existencia.

– ¿Tiene algún futuro proyecto en mente?
Sí, este es un momento de la vida especialmente fructífero. Acabo de ganar un fondo estatal para construir una escultura en la Universidad de Magallanes. Se trata de una obra de 6 metros de alto por 6 de frente y tres de ancho en acero y concreto (cemento) que representa algo como un barco con forma muy orgánica y que la parte de metal que juega como una vela, evoque también un mapa y vegetación. Busco con la obra representar varios rasgos del paisaje y clima como también elementos presentes en la historia local.

Proyecto de otro tipo, el 29 de febrero abrimos con mi socia Patricia Iglesias una especie de experimento, se llama La Galería y será una tienda de arte y diseño, un pequeño café, librería y por supuesto una galería de arte. Esperamos que este lugar atraiga tanto a quienes viven en la ciudad como a los turistas que buscan objetos que tengan relación con la este mítico lugar del mundo.

Señora Vezzani le agradecemos mucho que nos haya concedido esta maravillosa entrevista, desde nuestro Magazine le deseamos los mejores éxitos profesionales.

Gracias por la oportunidad para compartir lo que hago y mando un saludo desde este hermoso lugar del mundo que vale la pena conocer por su historia tan mítica de fin del mundo y por la naturaleza que aún queda en estado salvaje.

[Fuente: casamerica.es]

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*