Sergio Ramírez: “La novela negra es ideal para reflejar lo que ocurre”

AUTOR Agencia Literaria

Madrid.- El escritor nicaragüense Sergio Ramírez regresó al género negro con la novela Ya nadie llora por mí, cuyo hilo conductor es la historia contemporánea de su país, y calificó al género en Latinoamérica más social que en Europa, debido a que “el imperio de la ley no se puede dar por hecho”.

Después de ocho años de publicar El cielo llora por mí, Ramírez regresa al género negro con una novela que vuelve a protagonizar el inspector Dolores Morales en una historia basada en la corrupción y abuso de poder.

Morales indicó que “ve cómo el mundo por el que ha luchado se va acabando y la realidad lo llena de desesperanza y de cinismo”. Además, el escritor explicó que la historia contemporánea de Nicaragua es el hilo conductor de la novela cuyo protagonista es “un personaje un tanto oscuro, desesperanzado”.

A su vez el autor señaló que “una novela traduce las estadísticas de la realidad al territorio de la imaginación”, y aseguró que el escenario que atraviesa el país suramericano refleja que el 70% de su población vive de empleos “informales” y que el 2% retiene más del 90% de la riqueza.

El escritor denunció que hay una gran desigualdad con fortunas que nacen “de la falta de transparencia y la corrupción”, en un régimen populista “que tiene el poder de actuar como un encantador de serpientes”.

Con respecto a su paso por la política, Ramírez agregó que “estuve en la política de forma circunstancial porque era necesaria una perspectiva intelectual, pero cuando las cosas no funcionaron volví a la escritura”.

La literatura le sirve al escritor “para fijar mojones éticos de referencia” y aunque le parece muy legítimo que un autor no quiera contar lo que ocurre en la sociedad, él siente el deber de no quedarse callado. También comentó que la novela negra es un instrumento ideal para reflejar lo que ocurre, y que a su criterio señaló que en América Latina se ha convertido en algo crítico.

“La novela negra europea da por descontado que un reo estará en la policía el tiempo que marca la ley y luego lo pondrán a disposición judicial” de tal forma que “el imperio de la ley impera sobre la estructura de la novela”, dijo el escritor nicaragüense.

El ganador del Premio Alfaguara de Novela con Margarita, está linda la mar en 1998, explicó que en América Latina el investigador no puede confiar en el aparato institucional y por ende la novela es cada vez más oscura. También dejo claro que no le gusta ceñirse a un “molde” en la literatura y que por eso transita de un género a otro porque “me gusta moverme por donde la imaginación me lleve”.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.