[GIO, EL MARACAIBEÑO]: “Saúl Fernández y su Imaginario de lo Bestial”

AUTOR Agencia Literaria
BESTIA 64X46CMS

Un maestro de la plástica venezolana, con amplia trayectoria artística y humana, se alza con varios premios y reconocimientos, hoy honrado con el premio nacional a la pintura en la Bienal de las artes Visuales de la ciudad de Coro en el año 2016 y actualmente con el mismo premio en el salón Juan Lovera de la ciudad de Caracas 2017.

En la etapa madura de su obra, que bastante figurativa, goza en su carácter técnico un amplio eclecticismo del expresionismo abstracto, es uno de pocos pintores nacionales que dedican su obra al pueblo, un pueblo maltratado, marginado, olvidado, enflacado y deformado de tantas maneras posibles, que dentro de su imaginario es capaz de representarlo como “Bestias”, pues se le ha hurtado toda garantía que le asegure la humanidad.

“Millonarios de lombrices”ç
Alí Primera

Las Obras, que hoy Fernández nos ofrece son una fuerte crítica a la sociedad actual, específicamente en su modo político, bien sea por la gestión gubernamental o por el movimiento social, lo cierto es que todas juntas dan como resultado lo que innegablemente se llama “Nación” o “Pueblo”, y hoy día hay muchas maneras de mirar  la nación, y miles de instrumentos con los cuales interpretarla, e identificar sus divergentes formas, formas que la acusan de una u otra manera directamente, de todas las suertes de sus habitantes.

“a la preñada hay que cumplirle los antojoso o el muchacho le nace con la boca abierta”
Adagio Popular

Espectro de una Crisis
100X80
Mixta sobre Tela
Año 2016

Esta pieza de fuerte impacto visual es una representación bastante práctica de lo espectral, como su titulo lo enuncia. Está diseñada en una paleta de colores bastante violenta, como una caravana que prorrumpe las arenas del sufrimiento y consigue en ese espacio una vorágine de elementos que la perturban atómicamente.   La composición iconográfica de esta pieza es de simple valor y profundo significado, pues se instala la figura humana, asexuada, con un tono cadavérico, la expresión de su rostros imprime una desesperanza profunda, sus ojos como los de un loco que no sabe a dónde mirar y su boca abierta como esperando a ser llenada, o simplemente gritando con jadeos de agonía. Esta figura que maniatada revela su incapacidad de dominio sobre el momento que vive y la opresión del espectro que la posee, se ubica de una forma equilibrada en la obra, junto al espectro crea un balance que no la saca del centro pero tampoco la destaca como protagonista, luego de contemplar su carencia general, entonces te dicta que es una bestia, ya que las características que la identificarían como ser humano, no están presentes, y a cambio de ello tenemos esta  bestia habituada a la opresión de su espectro. Este espectro contrapuesto a su forma, impregnando de oscuridad su hábitat, desenfocando y desmaterializando todo aquello que estaba estable atómicamente, esta inminente como desvaneciendo todo a su paso en una suerte de abismo que consume todo aquello a lo que  se acerca, un espectro que  roba toda garantía de bienestar, se lleva su paz, su tranquilidad, se roba su humanidad dejándolo despojado de todo aquello que lo representó alguna vez, siendo más que un adefesio de hombre, una bestia mas sin mente ni inteligencia, sin virtudes ni fortalezas, es un espectro capaz de llevarse consigo cada minúscula partícula que fuese potencialmente útil para su evolución como hombre.

Esta obra maestra fue premiada en el 2016 por la Bienal de artes visuales de la ciudad de Coro organizada por el INCUDEF, galardonada con el premio Nacional de Pintura.

En la Tv en vivoTv. 32 pulgadas
Acrílico sobre plasma de TV
Año 2016

Desde que se invento el televisor, nos dio a todos el poder que observar cosas que están nada cerca de nosotros o quizás de ver historias lejanas a nuestra realidad, muchas veces adentrándonos en ilusiones para distraernos la mente, o más inteligentemente maquinado por otros, para “lavarnos la mente” o envenenarnos el alma.   Desde 1999 en Venezuela se convirtió como un instrumento de necesidad básica poseer TV por cable o satélite, puesto que la TV al aire o publica era interrumpida bruscamente de de forma tan deliberada y continua que ver un programa de tv completo es imposible, hoy día sigue siendo así. Extremas regulaciones de los contenidos ideológicos, clausura de programas y canales, además de la invasión a los hogares por el uso descontrolado de las “Cadenas nacionales”, esto es lo que me hace pensar cuando veo el Tv de Saúl,  pero que significa o recrea éste más allá de un concepto político? Más allá de una realidad nacional? Mas allá de la interpretación artística de sus valores plásticos?  La pantalla, es lo que se muestra, bien sea en tv, cine, teléfonos, o cualquier otro aparato de comunicación visual, la Pantalla “Muestra”, y lo que veo en este tv es quizás algo que no quiero, pero me lo ponen allí y la única opción que me queda es apagarlo, o cerrar los ojos, pero no porque incurra en alguna de estas acciones aquello que la tv refleja deja de suceder, si yo lo ignoro simplemente me convierto en un ser que niega la realidad, que niega la verdad, que no es capaz de aceptar la imagen de una nación que día a día se representa en su dolor de muchas otras formas más.

La analogía del Tv fácilmente me puede llevar a un canal en exclusivo, a un programa o a una situación específica, todo depende del espectador, pues en esta imagen está representada la cara de un pueblo, que es de muchos, que se desdibuja en un color que representa la sangre, y al mismo tiempo el color de un partido político que quizás sea el que a ese mismo pueblo desangre. La iconografía de esta obra está perfectamente enmarcada en la obra de Fernández, sus “Bestias” de boca abierta, con el pellejo en el hueso, impersonales, desventurados, asexuados de toda característica de género, pero en esta obra dicen algo que es notablemente uniforme, es un pueblo “Junto” están todos allí unidos. A caso será este pintor un profeta al mejor estilo de Matt Groening, quien predice los hechos de la sociedad estadounidense en sus caricaturas, y está el pintor dándonos unas imágenes de lo que ve ahora mismo y de lo que es el futuro? Estas bestias que unidas con sus bocas abiertas, que probablemente estén gritando, se ven alteradas y furiosas, más que en anteriores representaciones, evocan a la furia de un pueblo que puede si por si mismo hacer lo que quiera cuando quiera. En esta descripción me tome la libertad de hacer una interpretación más personal y políticamente inclinada a la “Libertad”.

Esta Obra ha sido premiada en el respetable “Salón Juan Lovera” de la ciudad de Caracas en el año 2017 obteniendo el Premio Nacional de Pintura.

Mis mejores deseos a este maestro de la plástica nacional, es un logro que un visionario como él pueda ser digno de insultar sutilmente a un sistema sin siquiera este notarlo, y me atrevo a limitar mi comentario de una forma muy institucional, pues ignoro quienes fueron los miembros de los jurados de ambos concursos que han premiado este grito de libertad, pues para nadie es un secreto la inclinación política de su servidor aquí y del pintor allá, pero aquellos que sirven por medio de la cultura a los intereses ideológicos y políticos del actual gobierno, han premiado por sus propios medios dos Obras de Arte de la más alta calidad, tanto por su contenido conceptual como por su carga iconográfica e ideológica, son un reclamo al gobierno, una denuncia pública de lo que sufre el venezolano, la obra doblemente premiada del maestro Saúl Fernández son una bofetada a la burocrática mejilla roja de las instituciones culturales que sostiene el Gobierno Revolucionario. A caso no se dieron cuenta de lo que hacían?

“A esta nación no le mataron el antojo cuando estaba preñada”
Gio Polanco

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*