[Intelectuales frente a las Regionales]: Miguel Ángel Campos: “Estoy cuestionando al electorado, que es pasivo, que se limita a cuidar los votos no a cuidar la democracia”

AUTOR Agencia Literaria

Miguel Ángel Campos, es por mucho el ensayista más prestigioso que ha tenido el Zulia en su siglo XX y lo que va del XXI. Su saeta crítica toca las fibras de lo social con el bisturí de los imaginarios artísticos y literarios. Ha levantado una obra mordaz, que no teme en reflejar el verdadero rostro de nuestra flaca y pálida identidad oficial, y al mismo tiempo, realza una versión más transparente de lo que somos, que nos fortalece como ciudadanos. El Maracaibeño le entrevisto de cara a las Elecciones regional del 15 de octubre de 2017.

LPC. Redacción Mñ.- “Yo profeso y propago el abstencionismo frente a una democracia que no es beligerante, que realmente no elije, que no se enriquece en la práctica, sino que es una democracia dominguera, digital, que se limita a un protocolo de renovación de poderes y no revisa de fondo lo que es la convivencia democrática; que tiene que ver con algo que va más allá y es distinto a la cosa forense de la renovación de los poderes”, así comenzó su intervención el prolífico ensayista Miguel Ángel Campos, quien según nuestro conocimiento siempre ha apostado por el abstencionismo como una posición de dignidad intelectual ante la realidad de la vida democrática de Venezuela.

Pero su posición frente al escenario particular de este 15 de octubre es mucho más punzante: “No solo es que el árbitro no es fiable, eso ha quedado demostrado; es que el CNE ni siquiera acepta las decisiones mayoritaria transparentes. El árbitro es un pillo, hace trampa, no respeta las decisiones cuando el son adversas: el caso del 16 de julio, la votación más populosa en la historia de la democracia venezolana. Eso fue relegado en el contexto de los protocolos constitucionales. Después hacen un proceso electoral totalmente viciado, donde incluso el mediador, SmartMatic, después sale diciendo que hubo trampa. Ya eso sería suficiente para disentir de la posibilidad de participar democráticamente a través de las elecciones, porque el máximo instrumento de medición está cuestionado”.

Para Miguel Ángel Campos, la participación en las Elecciones Regionales de 15 de octubre van más allá de un mero ejercicio de renovación de poderes, ya que tendrá conciencuas internacionales: “No solamente te expones a que te hagan trampa, de hecho te van a hacer trampa. Sino que vas a legitimar a través de la aceptación de un proceso tramposo y viciado todas las estructuras, ¿y las legitimas ante quienes? Ante el resto del mundo, que es lo más grave. En Venezuela todos saben que el gobierno hace trampa, pero en resto del mundo no; para ellos es un asunto doméstico y es la versión oficial la que se impone. Estado Unidos le pone un chinche con una banderita de democracia a cada país donde ha habido elecciones directas, secretas y libres, como es el caso venezolano. Eso para ellos es democracia. ¿Vamos entonces a participar de eso?”.

La frese “No hay garantías de que el voto vaya a ser respetado”, podría resumir parte de su preocupación ante el avance de la propaganda partidista a favor de las elecciones de este 15 de octubre; esto le hace cuestionar el sistema político en el que vivimos y a sus actores:  “Yo siempre he disentido de la democracia eleccionaria, y estoy cuestionando al electorado, que es pasivo, que se limita a cuidar los votos no a cuidar la democracia; que no fecunda la vida democrática con actos y experiencias complejas que no tengan que subordinarse a la cosa eleccionaria y de los votos: no hay complejidad en la experiencia democrática venezolana, y en esa medida, dicha experiencia queda reducida a un protocolo forense legal que es la pura elección”.

Se preocupó pro darnos a entender que su posición era la de un simple ciudadano preocupado por que hacer de la cosa política nacional, pues para analizar a fondo ese proceso, como sociólogo que es, necesitaría otro espacio y extensión: “Hablo desde una perspectiva ciudadana muy personal de abstención, y trato de razonar el abstencionismo. Cómo hacer para que la sociedad enfrente la dictadura, las mafias y la democracia viciada, que es lo peor, porque cuando tú tienes democracia sales a buscarla, pero cuando está viciada es más difícil todavía, porque estás en un escenario de diálogo y supuesto entendimiento que es totalmente fraudulento; ahora si no tienes nada partes de cero, es decir, salir a negociar sobre bases de hecho; en Venezuela ya ocurrió con la tragedia de tres meses y ciento cincuenta muertos, y no estoy hablando de los 300.000 homicidios desde el 1998 que es un caso único en la historia de occidente”.

Cuando inquirimos su opinión sobre cuál era su propuesta concreta ante la inminencia de este proceso electoral el próximo domingo, argumentó: “Ya dijimos que participar del fraude electoral es legitimar el gobierno, ¿qué propongo? Abstención activa. Se dice fácil, pero no lo es. Abstención activa es que de manera solemne, grave, señera, el electorado no vaya votar y si ese electorado es masivo, los hechos pondrán en evidencia el fraude por sí solo. Ellos dirán que sacaron 8 millones de votos, pero si el 90% quiere salir del gobierno quedará en evidencia que no son 8 millones de votos, como pasó el 30 de julio, ¿Quiénes fueron a votar ese día? Un 10%, que es la militancia y el clientelismo chavista. La abstención del 30 de julio fue exitosa, porque tuvo un efecto práctico, político y moral; pero hay algo más, el 16 de julio esa Asamblea Nacional Constituyente fue desautorizada; y allí estamos en el terreno objetivo de lo puramente legal”.

Finalmente quisimos saber si habría una oportunidad desde su perspectiva de que la MUD y sus aliados dieran un paso a través en su aventura electoral: “Yo creo que no hay ninguna posibilidad de que los intelectuales, es decir, los directrices morales de una sociedad, los pensadores y filósofos, puedan alterar el punto de vista de los partidos políticos, sencillamente porque ellos no conocen otro recurso, solo el partidismo electoral. Habría que educarlos y eso lleva mucho tiempo”.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*