Un venezolano filmó en EEUU la candidata ecuatoriana al Goya

AUTOR Agencia Literaria

Translúcido de Leonard Zelig trata del derecho de las personas a elegir su propia muerte. Se estrenará en enero en Venezuela.

¿Cómo es que un venezolano que vive en Estados Unidos terminó filmando la película postulada por Ecuador al Premio Goya de España? “Échale la culpa a Nueva York”, responde Leonard Zelig. “El hecho de vivir en una ciudad tan diversa te da ese superpoder: poder conocer gente de un montón de sitios”, agrega el cineasta, cuyo nombre real es Leonardo Gutiérrez Leal.

En el cine venezolano Zelig es conocido por SubHysteria, una coproducción independiente con Estados Unidos que se estrenó en 2010. También por su trabajo como productor del documental Metralleta (2007).

Translúcido –un filme controversial sobre el derecho de un hombre joven con enfermedad terminal a poner fin a su propia vida– iba a ser una película mayormente venezolana. Pero Zelig sacó cuentas en 2015, y llegó a la conclusión de que no iba a ser viable por la crisis del país.

Fue entonces cuando llegó el relevo ecuatoriano. Roberto Manrique, actor de telenovelas como Sin senos sí hay paraíso y de series como La Viuda Negra II pasó de coprotagonista a personaje principal y productor ejecutivo. El proyecto, en consecuencia, fue reorientado hacia el mercado ecuatoriano, aunque sigue siendo una coproducción de Venezuela.

“Él trajo a sus amigos, yo a los míos, y entre todos hicimos la película”, resume el director. Entre los que llegaron de Ecuador están la actriz de telenovelas y modelo María Elisa Camargo. También Andrés Crespo, el actor más conocido del cine ecuatoriano y Cristina Morrison. Marisa Román se destaca entre los venezolanos.

De la TV a independientes

Translúcido fue premiada como mejor película ecuatoriana en el Festival de Guayaquil. Es un filme independiente que saca provecho del trabajo de improvisación con los actores. Zelig ha hecho carrera tanto en el teatro como en el cine, y sus logros se perciben aquí más que en SubHysteria.

Trabajar con Manrique significó vencer el prejuicio que hay con respecto a los actores como él. “Mucha gente que viene de las telenovelas tiene la capacidad de discernir entre lo que es televisión, teatro y cine, que son tres estilos diferentes y tres formas de hacer las cosas”, explica Zelig.

Como contraparte, el actor aportó su peso de estrella mediática al proyecto de bajo presupuesto que es Translúcido.

Es la fórmula del éxito que buscó Zelig con el filme: “Cuando te asocias con un influenciador que te asegura al menos un mercado, donde tu película va a tener distribución en cines, y mantienes el costo lo menos caro que la historia pueda aguantar, eso trae dividendos”.

Translúcido le disputará a la venezolana El Amparo, entre otros filmes, la nominación al Goya a la Mejor Película Iberoamericana. Pero en el país se estrenará como película nacional en enero, según los planes del cineasta.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*