Violeta Parra cumple un siglo convertida en mito y chilenos le dan gracias

AUTOR Agencia Literaria

Nelson Sandoval Díaz

Santiago de Chile, 4 oct (EFE).- Violeta Parra cantó su deseo de “volver a los 17 después de vivir un siglo” y hoy, cuando se cumplen cien años de su nacimiento, se ha convertido en un mito de la cultura popular y, así como ella dio “gracias a la vida”, los chilenos le agradecen su inigualable riqueza y altura creativa.

“Preocupada siempre de los otros”, como escribió su hermano mayor, el poeta Nicanor Parra, la polifacética artista y de compleja personalidad persiste en la memoria colectiva a través de sus canciones, versionadas por músicos de la talla de Joan Manuel Serrat, Mercedes Sosa, Jorge Drexler, Elis Regina o Cecilia.

Nacida el 4 de octubre de 1917 en San Carlos, en el sur de Chile, Violeta Parra Sandoval decidió a los 17 años dedicarse a cantar profesionalmente para ayudar a su familia, sobre todo tras la muerte de su padre, profesor de música y cuando su madre, costurera, quedó sola con nueve hijos.

Y se ocupó de todos por encima de sí misma, como recordaba su hermano, Premio Cervantes 2011, en “Defensa de Violeta Parra”, escrito tras su suicidio de un disparo el 5 de febrero de 1967: “Cuándo vas a preocuparte de ti misma/ Viola piadosa”.

Una muerte temprana que llegó tras una infancia “feliz”, como describe Violeta en sus “Décimas”, en las que despliega una capacidad poética que asombró a los críticos más exigentes.

“Es una experiencia refrescante leer estos textos, y palpar en ellos las raíces profundas de la tierra y de la sangre”, escribió el crítico Ignacio Valente, que admite sus dificultades para juzgar los textos de la folclorista, pero no puede “pasar de largo ante tanta hermosura”.

Nicanor Parra también arremete en su poema contra el rechazo que encontró su hermana cuando quería exponer sus obras en Chile, a finales de los años 50.

Violeta viajó entonces a Europa, llegó a París y encontró acogida nada menos que en el museo del Louvre, que le cedió un salón en el que expuso sus arpilleras, pinturas, esculturas de alambre y cerámicas. Además, ofreció conferencias en francés sobre su obra o la cultura popular chilena.

Preocupada de los temas sociales, la crítica social es un signo permanente de su obra: “Miren como nos hablan de libertad/ Cuando de ella nos privan en realidad/ Miren como pregonan tranquilidad/ Cuando nos atormenta la autoridad/. Qué dirá el Santo Padre/ que vive en Roma/ que le están degollando/ a su paloma (sic)”.

De la ira ante las injusticias, el canto de Violeta pasa luego a las más sublimes expresiones de amor, plasmadas en canciones como “Gracias a la Vida”, “Volver a los 17” o “Qué he sacado con quererte”.

“El amor es un camino/ que se recorre hasta el fin/ Yo conozco caminantes/ que no debieron partir”, dicen otros versos de Violeta, alusivos tal vez a las motivaciones que la llevaron a quitarse la vida a los 49 años.

Hasta la fecha existe una controversia sobre su suicidio, que habría sido motivado por el abandono del músico suizo Gilbert Favré, quien inspiró su canción. Con él mantuvo una relación de dos años y se le considera el gran amor de su vida, en la que además tuvo otras relaciones y cuatro hijos: Ángel, Isabel, Carmen Luisa y Rosa Clara.

2017 ha sido en Chile el año de Violeta Parra, en el que se han multiplicado los homenajes, reediciones de sus composiciones y versos, con eco también en otros países, como Argentina, donde hace algunos meses se celebró su centenario en el Teatro Colón, de Buenos Aires, con destacados músicos interpretando sus obras.

“Violeta no es solo sus canciones, es su obra plástica, sus pinturas, sus arpilleras, sus esculturas, es su trabajo de investigación, de recopilación”, aseguró la presidenta de Chile, Michelle Bachelet.

“Siempre está con nosotros y se ha vuelto parte de nuestro paisaje más íntimo de nuestra geografía sentimental, de nuestra identidad más profunda”, agregó Bachelet, en una selección de opiniones publicada por el portal Emol.

En Santiago, por razones meteorológicas se suspendió un espectáculo en el que los balcones de La Moneda, sede del gobierno, serían el escenario en el que su hija Isabel y otros artistas homenajearían a la autora.

Sí hubo “Fiesta en casa de Violeta”, en el Museo que lleva su nombre, con la presencia de Bachelet y múltiples artistas.

“Fiesta en casa de Violeta” es también el título de un óleo pintado por ella, que desde hoy se expondrá por primera vez, durante un mes, en una de las salas del museo. EFE

[Fuente: La Vanguardia]

 

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*