“ÓNTICAMENTE CANÍCULA VOSEADA” de Carlos Ildemar Pérez

AUTOR Agencia Literaria
Fragmento del Mural del artista Luis Martinez

Asoleado oleaje a salvo en cristal de chocancias

declarada mortal  abertura en X  respirable insepulto

de su pronombre nasalizó el ajetreo ajeno a consonantes finales

cocido relampagueó el cocotal  dándose un aire  en el hervidero

por cada esquina del hincapié encandilao

tragarse la sombra sin que nada nombre el armastrote

a las tantas impuso el jolgorio de la desnudez genealógica

curtido del hombro para abajo como el destinamiento de su centro

ensombrecido de más luz también destello  cohabitando carnal

vestido de lejos sopeteando las hendijas

los rastros del vericueto en la delantera del reptil

azogue de medio punto en el arriba menos encima y cojitranco

somnífero del aletargamiento incorpóreo maldiciente

destellos aruñan más diciendo que siendo

auroras boreales de pizca acostumbradas a enmoracharse

de más con la borra subjetiva del café de los cafeces

¿Con qué lenguaje sobrevive a soplar?

¿Para qué injertó una penca de rayo esperanzado?

¿Cuántas edades le pertenecen a la fulguración?

un rosario de calor finge ser todo

hasta el yelo se congela por aquí  con este vociferante sol

acalarodado yelo ígnico de proporciones humanas

en voz baja nos vamos deshaciendo lo que esto no perdona

humea de trecho en trecho la existencia y parece que no pero sí

por qué no pararlebolas al calcinante bochorno que achicharra

astucia de repicar  matanza y lidia de la sed de la encarnada gota

solo vivió aquejado de  transpiraciones

con la gota empapada de resabio perdiéndose en el cuchitril

cagueta de lo prístino al caérsele la cara de vergüenza

de soslayo vivir por chaflán en  más de un tuve de tenerte

abierto en la herida charrasqueando el salitre metódico

al salir pa fuera por desembocar

al siruyo de ser dando bandazos enredina dicha y hecha

la manopla del jurón equidistante echándose los perros

el quinto infierno para vivirte sosegado

desguace en el cogote en un tris receloso violento esgreñado

espinilla de cosa aguda animales cosas en la cosiaca aplicada a zutano

metido a desflecar cual bulto espaturrado

espichado en la ojeriza renombrada

los dientes orbitan en el alma por desguaces

qué brillo más espaturrado el estómago del ladre

lambucio redondeador en cuanto mangoneante

maroma de puerto en sus parientes

capirite marchitándose de crédulo

un pos para  cochinero después es tu inventiva

paja de monte afuera y paja detrás del monte

por ese filo a desvirgar se pasa llantén locuaz

en la percha se apendeja lo hambreado

más percusio que menos da el pellejo

pringa sobre el pelo que presume y asciende

ha podido quedar en la espina pajareando en la mingoña

condición de rabúa a escondidas de lo vulgar al rayarse

quién  del sin ser pellizco el qué sé yo

se rasca de galimatías mientras el cielo refucila

seco de apetito para sestear vaivén del sopor

sevillúo o ser un fao de lo mismo

tuve que cantarle las cuarenta a tanta sobaquina

en el hilo se tejen estos soles a mis tintas comestibles

en el suspiro de monja con que me endulzas a destajos

con tapujos de cujíes silvestres está la lástima quemada

en el hocico jeteado pescozón biográfico en friticas

cachuera de cacha y de que tú eras más vos que tú

el polo fue salir pa dentro y no volver pal cipote

lagrimal espirituoso que entrompa el boliaco

berrindo ha de enfantasmar al hembrerío

hablachento bocaítos de la bicoca santísima

indesable enfurecido boborote de seguir como arrecho puntual

esta vez de parte para moquear de grito en gritería

mato una res para tu bemba de estirpe barrialera

animalejo de provecho de un tirón  amontona su hartazgo

he salido aplatanado en el aderezo sin escrúpulos

amuñuñados perfeccionando otras formas personales  de amontonarse

¡dónde queda el cimborrio incorruptible y no amargo?

vértale el chasquido de la broma como el forro que largaste

madeja que chamusca el piélago

es todo mabil a la redonda zampatelo sentimental

en cruz de madriguera taponeado en su mayor jergón público

marullo creyente de crédulo incesante más allá del si diosquiera

autóctono de estar de mollejón a voz en cuello

igualitica  a la moridera del venir siendo vivitos y coleando

vivir bajo  techo de mueca y muela

palabrita de tantas trasoleadas

habitáculo en verbas preferibles

a mí que me registren por la la dicha del dicho

refresca por las cuatro paredes de mi léxico

no hay de donde agarrarse para desdecir

hablachenterías se hizo golilla de archiconocidas gaznachas

grillúas estáis gorgoritas en punto para hueleyemas

hasta que ya se le fue al fondo ideático

incontrastable palabrejo de autoretrato donde estoy jojoto

el tereque de la panza malapata horita más que ahora

echar la lengua al fresco en este viril de relojito de tu embeleco

torció embojotado  a quien alabarse en excesiva clineja

quitasol tu garabato de mi gárgola ausente de mis todos

desde hace un cascajo está de huevito

con el zamuro en peligro de ruinas

faramallero con boca  fugaz de arriba abajo

chapaleando embebido de la ciencia fantasmona de ser fideíto

cuánta lija se da para un aire de ojeada

estaba enturpialado en erizo solo envergado vuelto tiritas

pongo la escodilla a filosofar pechugas y otros dejarse estar

me derramo de rabo alzao

y por si acaso dejo de pujar dejo el resorte dormir

debía pero debería es que pero debiera derramarme

voy dando tumbos en el pataleo  y cogotazos en la madre del avispero

de calle en calle gira la sufridera de cólicos espermáticos

¿sabañón hembrero por qué no cierras el pico?

ya que te quiere que jode este arbolario

brincona mamona sobre la que me lanzo como un buchón

acalorada la eternidad  regionalista jetea y lleva bleque

empieza a pensar en la infinitud de sus mollejas

solo es y será de medio día  perpetuo en este lugar recalcitrante

estoy de poro mío caliginoso de nuestra crispación cuadrúpeda

amamanta de asfixias mientras corteja la bajeza

calma la prehistoria de su sed con bolas  de fuego sucesivas

se trata de andar arrinconado de afueras en tales fondillo impronunciable

testigo material fue presenciar un pecado de sol matrilineal

tentación infernal del cayenal voseado tras mis arrebiates

tenebrario solar en tus entrañas

parezco estar muerto y lo estoy mondo y lirondo

dame más de tu brasa feliz de quizás hasta cuándo

en la que debo climático embocarme como raigambres

y si el tuétano acalora más que afuera

ha de ser porque  el seso bebe ventanales

 

 

Maracaibo, 4 de agosto, 2016.

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad

AUTOR Agencia Literaria

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*